Dos individuos han sido abatidos a tiros por agentes de policía armados después de asesinar este miércoles a machetazos y cuchilladas a un soldado británico en el sureste de Londres.

El Ejecutivo ha activado la alerta antiterrorista y ha convocado esta tarde una reunión de urgencia del comité de seguridad nacional, llamado grupo Cobra.

El primer ministro, David Cameron, viaja hacia Londres desde París, ciudad en la que ha confirmado que el gobierno baraja la hipótesis del atentado terrorista. «Ya hemos sufrido este tipo de ataques en el pasado, y siempre hemos ganado», ha afirmado, en una apresurada rueda de prensa junto al presidente francés, François Hollande.

El suceso ha tenido lugar en el barrio de Woolwich, en la calle John Wilson, en los aledaños de un conocido cuartel de la artillería montada real. Dos individuos armados con cuchillos, machetes y una pistola han atacado a un hombre pasadas las dos de la tarde a unos 300-400 metros del perímetro de seguridad de las instalaciones militares. Los medios británicos han identificado a la víctima como un militar que había estado de servicio en el centro de la capital durante la jornada.

Cuarteles de la capital, en alerta

El ministro de Defensa, Philip Hammond, es de hecho uno de los que han asistido a la reunión del grupo Cobra, mientras la Reina permanece informada en todo momento, según ha explicado Buckingham Palace. El comité de seguridad ha decidido, tras una reunión de una hora, situar todos los cuarteles de Londres en alerta. El grupo Cobra volverá a reunirse el jueves por la mañana, presidido ya por el primer ministro.

Al parecer, los agresores han embestido primero a su víctima con un coche. Varios testigos han explicado que los dos atacantes cantaban «Allahu Akbar» (Alá es grande) mientras agredían al hombre a base de cuchilladas y machetazos. Algunos de los vecinos han pensado inicialmente que los dos sospechosos estaban realizando un masaje cardiaco y maniobras de reanimación sobre la víctima. Otros testigos presenciales han declarado que, en realidad, abalanzados sobre el soldado, intentaban decapitarle después de haber arrastrado su cuerpo al centro de la calzada.

Escalofriante vídeo espontáneo

Mientras llegaban las unidades de policía con armas de fuego, los agresores han sido vistos merodeando la escena, y pidiendo a los viandantes que les grabaran con sus cámaras. «Estaban completamente ajenos a todo, les preocupaba más que les sacaran fotos, y corrían arriba y abajo por la calle», ha explicado un testigo a la BBC. De hecho, en un escalofriante vídeo, grabado al parecer de forma espontánea por uno de los viandantes, uno de los presuntos autores del ataque justifica la agresión «porque los musulmanes mueren cada día».

En el vídeo emitido por ITV se ve a un joven de raza negra de unos 20 años con un cuchillo y un machete en el brazo izquierdo, y ambas manos completamente ensangrentadas. El agresor se disculpa de que las mujeres hayan sido «testigos» de lo sucedido. Y llama a los ciudadanos a acabar con su Gobierno. «No se preocupan por vosotros», dice. «Juramos por Alá el Misericordioso que nunca pararemos de luchar contra vosotros, la única razón por la que hemos hecho esto es porque hay musulmanes que mueren cada día, la muerte de este soldado es un ojo por ojo, diente por diente», asegura.

Los dos sospechosos han sido abatidos minutos más tarde por los disparos de agentes armados (en Londres solo el 10% de los policías llevan armas de fuego), y han sido evacuados –uno de ellos en helicóptero medicalizado– a dos hospitales de la capital. Al menos uno de ellos estaría en estado de gravedad.

Según la BBC, el Gobierno británico está tratando este suceso como un «atentado terrorista». El primer ministro británico, David Cameron, ha asegurado que el ataque ha sido «verdaderamente estremecedor». Desde París, ciudad a la que había acudido tras participar en un Consejo Europeo en Bruselas, Cameron ha insistido en que «hemos sufrido estos ataques antes. Siempre les hemos ganado, mostrando un indomable espíritu británico».

En el lugar del suceso se han encontrado «decenas de armas», según ha explicado un portavoz policial, incluidos varios cuchillos y al menos un machete. «Dos hombres, de quienes se sospechaba que llevaban armas, han sido disparados por la policía», confirmaba por la tarde el comandante Simon Letchford de Scotland Yard. «Han sido llevados a dos hospitales diferentes de Londres, donde están siendo tratados de sus heridas», ha explicado el comunicado policial.

La ministra de Interior, Theresa May, ha calificado el ataque de «repugnante y salvaje». El Consejo Musulmán Británico, por su parte, ha condenado también el ataque en términos durísimos, calificándolo como «un acto salvaje que no tiene ninguna base en el Islam». Tanto el consejo islámico como la policía han pedido calma en las comunidades afectadas por el ataque.