La última consola de Microsoft, Xbox One, copa los titulares de los medios especializados y, cómo no, también es uno de los temas más comentados en redes sociales como Twitter, donde ha tenido varios ‘trending topics’ desde ayer.

Casi un día después de su presentación, el hashtag ‘Xbox One’ sigue siendo uno de los más populares de la red de microblogging global. Los internautas están aprovechando este medio para comentar algunas de las principales novedades de la que consideran “la consola con más restricciones hasta ahora”. En especial las más polémicas, como la no retrocompatibilidad.

La nueva consola de los de Redmond no permitirá utilizar ninguno de los juegos de su predecesora, ni las descargas, ni tampoco los periféricos, por lo que muchos propietarios de la actual Xbox 360 comienzan a plantearse seriamente la posibilidad de hacerse o no con la One, que llegará al mercado español a finales de año.

También hay quien se hace eco de otra de las características que generaron más ríos de tinta (digital) en las últimas semanas: la necesidad de conexión permanente. Al final se ha confirmado que Xbox One no requerirá estar conectada a la Red continuamente para funcionar, aunque algunos usuarios señalan que “tendrá que conectarse al menos una vez cada 24 horas a Internet”, un detalle que muchos consideran un enorme fallo.

Además, para comenzar una partida, será necesario conectarse a Internet para que la consola pueda comprobar la ID del usuario, algo que será imprescindible, ya que los juegos quedarán ‘vinculados’ a una máquina concreta. Si un segundo usuario quiere utilizar un juego en otra Xbox, deberá abonar una tasa (aún por determinar) para poder jugarlo estando ya ‘vinculado’. Esta medida, que supone un claro ataque al mercado de la segunda mano, ha traído cola en la red social.

“Me gustaba Xbox One hasta que vi que para jugar a un juego que te presten hay que instalarlo en el HDD y eso tiene un costo monetario”, señala un tuitero, y otros se hacen eco de la misma idea: “Xbox One es fea, sabe todo lo que haces, sólo ve la TV y quiere que pagues por todo. Yo la hubiera llamado EX-NOVIA”.

No fueron estos los únicos detalles que atrajeron la atención de los usuarios que también aprovecharon Twitter para quejarse porque el disco duro de la consola no puede reemplazarse (“Con lo que se recalentará el conjunto... Otra cagada más”).

Ayer, justo antes de su presentación, la consola también fue protagonista de un TT en EEUU, pero bastante más amable. Se trataba de #XboxMemories, e invitaba a los usuarios a recordar sus buenos momentos jugando a esta consola, una buena terapia teniendo en cuenta las poco agradables novedades que Microsoft tenía preparadas para sus fans.

Tras la agridulce presentación de Xbox, las acciones de Microsoft caían un 0,66% al cierre de ayer, un tobogán que se mantenía hoy, aunque suavizado, con caídas del 0,14%. Por su parte, su rival Sony subía un 9% gracias a ciertas informaciones sobre nuevos inversores interesados en la compañía.