Centenares de niños, niñas y adolescentes trabajadores de la calle, fueron estimulados con paquetes escolares que un consorcio de organizaciones aliadas de la Confederación de Trabajadores por Cuenta Propia (CTCP), entregó para contribuir con la permanencia de los niños y jóvenes en las escuelas.

Roberto Giuliotto, coordinador del proyecto “Promoción del respeto de los derechos e integración social de los niños y niñas trabajadores en los basureros y en las calles” que ejecuta la organización italiana RE TE, explicó que por medio de la CTCP trabajan a favor de los niños en diferentes temas como salud y educación.

Según Giuliotto, este es el segundo año que en Nicaragua entregan 680 paquetes escolares, que significan un estimulo para que los niños y las familias se integren a clases y aprovechen la restitución del derecho a la educación como corresponde.

Los paquetes, explicó Giuliotto, están compuestos por mochila, zapatos, cuadernos, lápices, colores y todos los útiles que necesitan los niños para asistir a clases.

“Esto es parte de un conjunto de actividades y hemos tenido buenos resultados este año porque atendemos más de mil niños y el 80% de ellos se han mantenido en clases y han pasado su grado”, afirmó.

Giuliotto comentó que en muchos casos el trabajo de los niños, les impide llegar a la escuela con suficiente energía y fuerza para que el aprendizaje sea optimo. “Con todas estas actividades estamos intentando romper con este problema y hacer que estos niños puedan mantenerse en clase, obtener buenos resultados y un futro mejor”, reiteró.

Además destacó que hay programas del gobierno que están haciendo que los niños se mantengan en las escuelas “y nosotros tratamos de complementar estos programas, avanzar y dar nuestra contribución para que se pueda superar el problema”.

Por su parte las madres y padres de familia de los pequeños, aseguraron que el aporte para la educación de sus hijos, los estimula para comprometerse más a favor de la educación de los niños.

Flor de María Avellán, secretaria de la mujer de los trabajadores por cuenta propia, comentó que a muchos padres, en medio de su pobreza, se olvidan de los derechos de los niños y los ponen a trabajar largas horas en los semáforos.

El trabajo agotador hace que los niños comiencen a fallar en sus rendimientos y aumenta las posibilidades de deserción escolar, explicó Avellán.

En ese sentido, dijo que los padres se comprometen a brindarles a los niños sus espacios de recreación y estudio para que ellos rompan con el círculo de la pobreza.

Por otro lado, la líder del grupo de trabajadores agradeció los programas de gobierno con la merienda escolar, los planes de reforzamiento escolar, la dignificación de ambiente y la entrega de paquetes escolares y reconocimientos, porque contribuyen al desarrollo de los niños y de sus familias.

Avellán animó a las familias a tomar en cuenta la responsabilidad compartida que cada nicaragüense tiene con el desarrollo del país. “Nosotras y nosotros somos los primeros comprometidos a que nuestros hijos salgan adelante, si quiero a mi país, si quiero a mis hijos, si quiero a mi patria, quiero tener hijos mejores”, afirmó.