La presidenta de la Comisión de Infraestructura de la Asamblea Nacional Jenny Martínez dejó claro que la iniciativa de la reforma a la ley de estabilidad energética no establece cargos adicionales en la factura de energía y tampoco busca penalizar a los consumidores en general.

Esta reforma protege a más de un millón de usuarios que consumen menos de 300 kilovatios hora y si busca reducir las pérdidas y reducir la mora de la empresa distribuidora de electricidad.

En este proceso de consulta participaron autoridades del Instituto Nicaragüense de Energía (INE), representantes de la empresa Disnorte/Dissur, el Ministerio de Energía y Minas y directivos del Instituto Nacional de Defensa del Consumidor (INDEC).

“Lo más importante es que esta disposición va a ser únicamente para los consumidores arriba de 300 kilovatios de consumo. Es decir, los consumidores menores a 300 kilovatios, que representan más de un millón de nicaragüenses no van a estar siendo afectados por esta reforma. La distribuidora tiene más de un millón 200 mil clientes”, subrayó Martínez.

Explicó que la reforma persigue garantizar los procesos de modernización y estabilidad del sector eléctrico “en donde a los clientes se les pueda dar un proceso seguro y claro sobre la incorporación de lo que se está estableciendo en la ley sobre la mora”.

Del gran universo de consumidores del sector eléctrico, están aquellos que consumen más de 300 kilovatios al mes. En este grupo existen 16,500 grandes consumidores que adeudan más de 350 millones de córdobas.

“De esos consumidores mayores a 300 kilovatios hay 16,500 clientes que están en mora. Esto significa que ya pasaron por procedimientos administrativos y tienen de 3 a más facturas pendientes de pago. La mayor concentración de la deuda por mora está en los consumidores mayores de 300 kilovatios y esos consumidores son 16,500 consumidores y de estos la deuda se concentra son 350 millones de córdobas”.

Este video te puede interesar: 

Esta iniciativa de reforma es el número 13 que se estaría aprobando desde que fue promulgada esta ley hace varios años.

“Todas estas reformas han sido orientadas a garantizar en primer lugar la eficiencia y la garantía constitucional de establecer y mantener un servicio de calidad a todos los ciudadanas y ciudadanos”, subrayó Martínez.

Usuarios podrán hacer reclamos

Enfatizó que los procedimientos administrativos se mantienen inalterables, es decir los usuarios del sector podrán hacer los reclamos por mala facturación al ente distribuidor de energía.

“No hay ningún cambio a los procedimientos administrativos, estos se siguen manteniendo como lo establece la ley 61 y como lo establece también la normativa del sector eléctrico. Las familias nicaragüenses se les están garantizando el respeto al derecho de reclamo ante la distribuidora y ante el ente regulador, ni siquiera se está incorporando este tema en la reforma”, afirmó Martínez.

Marvin Pomares del Instituto Nacional de Defensa al Consumidor (INDEC) respalda la reforma porque considera que persigue proteger a los usuarios menores de 300 kilovatios.

“El INDEC apoya esta reforma a la ley 554 y porqué apoyamos esto, porque somos una institución seria. El INDEC no va a estar defendiendo a gente que está sustrayendo energía ilegalmente. En segundo lugar, el que está en mora que honre su deuda”, planteó Pomares.

Resaltó que existe un gran sector de empresarios que están en mora y se niegan a pagar la energía que consumen sus negocios.

“Aquí no se va a tocar al que consume menos de 300 kilovatios, eso quedó claro en la reforma, eso discutimos y se va incluir eso también. El procedimiento de reclamo se mantiene”, sostuvo Pomares.