El nicaragüense Everth Cabrera sigue encendido en el mejor béisbol del mundo con los Padres de San Diego. Este lunes conectó par de imparables en 3 turnos y logró mejorar su porcentaje de bateo a 264 puntos.

En el primer turno ligó sencillo al jardín central ante el derecho Shelby Miller, avanzó a la segunda base por roletazo de Will Venable y posteriormente anotó carrera con sencillo de Chase Headley.

Para el cierre del tercer episodio Cabrera inicio el inning conectando triple al jardín central pero no pudo anotar. Para el quinto capítulo Cabrera tomó su tercer turno y recibió base por bolas ante el abridor Miller. Corriendo en primera base se fue al robó de la segunda almohadilla y el receptor Yadier Molina lo atrapó en la segunda base.

Para el cierre del sexto episodio, Cabrera se enfrentó al relevista Fernando Salas y falló en roletazo a la segunda base. En resumen, la jornada para el nica fue la siguiente: 3-2, una carrera anotada y recibió una base por bolas, bateando 264 puntos.

Cabrera conecta en la temporada 46 imparables en 174 turnos oficiales, en 44 juegos anota 25 carreras, 4 dobles y 2 cuadrangulares. Empuja 15 carreras y recibe 21 bases por bolas con 39 ponches. Hoy San Diego y Cabrera se estarán enfrentando al derecho Adam Wainwright.

Por su parte Arístides Sevilla con los Rockies de Colorado lanzó un episodio sin carrera y mejoró su efectividad a 3.97. Sevilla entró a lanzar en el noveno episodio contra la ofensiva de Arizona.

El primer bateador que enfrento fue Eric Chávez que falló en roletazo a la inicial. Martin Prado falló en línea al jardín derecho para el segundo out del episodio. Con bases limpias Jason Kubel conectó sencillo al jardín derecho contra el nica. Miguel Montero lo igualó con línea al izquierdo.

Con dos out y corredores en primera y segunda, Arístides dominó a A.J. Pollock en elevado al jardinero izquierdo Carlos González para pintar en cero en el episodio.

Sevilla en la temporada lanza para 3.97, durante 22.2 entradas, le anotan diez carreras limpias y le conectan 32 imparables, regala tres bases por bolas y poncha a doce.