Baunei es una localidad de la isla italiana de Cerdeña donde las autoridades están acostumbradas a rescatar a turistas perdidos en su rústico paisaje. 

En los últimos dos años, 144 turistas han tenido que ser rescatados. Pero la culpa, según el alcalde, es de Google Maps, informan fuentes.

Salvatore Corrias, ha emprendido una guerra para que no se usa esta aplicación de Google.   

"Son demasiados los coches, a veces incluso 4x4, que se quedan atrapados en caminos intransitables (…) y todo por seguir las direcciones de Google Maps que, en nuestros caminos, son a menudo engañosos”.

Corrias dice que han contactado con Google para que verifiquen sus indicaciones.

"Aún no hemos visto nada concreto", lamenta. Así que recurrió al plan b: colocar letreros con este lema: "No seguir las indicaciones de Google Maps".

"Es preferible que sigan las instrucciones de las señales de tráfico o los mapas fiables de toda la vida. Y mejor aún, que recurran a nuestros guías expertos: ninguno pondrá en peligro a los excursionistas", indicó Corrias.