El Papa Francisco expresó el martes a través de la red social Twitter sus condolencias por las víctimas mortales de un tornado que el lunes devastó la localidad de Moore, en Oklahoma, dejando una estela de muerte y devastación.

"Me uno al dolor de las familias que perdieron a sus seres queridos, muchos de ellos niños, en el tornado de Oklahoma. Recemos por ellos", escribió el Sumo Pontífice de la Iglesia Católica en sus cuentas en inglés y español ligadas a @pontifex.

El tuit del papa fue compartido por 4.924,611 seguidores.

Francisco tuvo en la oración a los damnificados por el tornado durante la misa que presidió en la capilla de su residencia de Santa Marta, en El Vaticano.

"Recemos por las víctimas y los desaparecidos, especialmente los niños, golpeados por el violento tornado que se abatió sobre Oklahoma City ayer. ¡Escúchanos, oh señor!", fue una de sus invocaciones de la celebración.

Oklahoma permanece bajo estado de emergencia desde la noche del lunes, tras el paso del devastador tornado EF-4 que destruyó la localidad de Moore con vientos de 320 kilómetros por hora (200 millas por hora).

La zona donde impactó el tornado el lunes en horas de la tarde quedó complemente arrasada. Donde antes hubo edificios, negocios, casas y escuelas ahora hay escombros, y en algunos casos tierra arrasada.

Los reportes oficiales actualizados indican que el paso del tornado del lunes dejó un saldo de 24 muertos, pero las autoridades advierten que la cifra de víctimas puede aumentar.

Al menos nueve de los fallecidos son niños, incluyendo a siete alumnos de la escuela de Plaza Towers, en Moore.

La noche del lunes las autoridades habían reportado 51 muertos y medios de prensa más de 90, pero la cifra fue rectificada en el curso de la mañana del martes.

No es la primera vez

Los habitantes de Moore no es la primera vez que viven el paso de un tornado como el registrado el lunes. En 1999 un meteoro de las mismas características registró el mismo recorrido que el del lunes, causando muerte y destrucción.

Los reportes indican que ese año murieron seis personas y los vientos fueron tan potentes como los registrados ayer.

De acuerdo con versiones de testigos, el paso del tornado se percibió con un aullido ensordecedor. Cientos de habitantes de Moore se escondieron en refugios habilitados para este tipo de fenómenos naturales y cuando salieron de ellos se toparon con un paisaje desolador.

Algunos sobrevivientes se escondieron dentro de refrigeradores, reportó la cadena CNN en su página de internet.

Peinan la zona

La agencia Afp dijo que socorristas peinan los escombros mientras los residentes más veteranos de Moore, de 55 mil habitantes, no lograban recordar un tornado que haya causado tanta devastación como ahora.

El jefe de policía de Moore, Jerry Sillings, dijo que “la búsqueda (de personas entre los escombros) siguió toda la noche”.

Según la televisión local KFOR, se hallaron 101 sobrevivientes durante la noche, mientras que según las autoridades locales había aún 4 desaparecidos.

“Tuvimos un tornado masivo, enorme”, dijo la gobernadora de Oklahoma, Mary Fallin, en conferencia de prensa poco después del pasaje del embudo de viento a media tarde del lunes.

El servicio meteorológico nacional calificó la fuerza del tornado como EF-4 en la escala de magnitud de estos fenómenos, lo que supone vientos que van desde los 260 hasta los 320 km/h, más severo que un huracán de categoría cinco.