Una investigación del Congreso de EE.UU. afirma que la empresa tecnológica Apple ha evitado el pago de impuestos abriendo subsidiarias.

La compañía ha creado una red de entidades fuera de Estados Unidos, incluidas tres subsidiarias en el extranjero, pero la tecnológica defiende que la intención no era dejar de pagar impuestos, según reveló ayer una investigación del Congreso estadounidense.

Según el reporte del Subcomité Permanente de Investigaciones del Senado, la compañía creadora del iPad desvió millones de dólares de beneficios fuera del país hacia filiales con sede en Irlanda, en donde negoció tasas de intereses menores al 2%.

Tales compañías no contaban con empleados y eran dirigidas desde la sede principal de Apple ubicada en Cupertino, California. De ellas, al menos tres lograron el objetivo de evadir impuestos en todo el mundo.

'The New York Times' cita que una filial de Apple en Irlanda solo pagó una vigésima parte del 1% de los impuestos que debía cubrir por los 22.000 millones de dólares que reportó en un ciclo fiscal por varias operaciones.

"Apple dice ser el mayor contribuyente corporativo de EE.UU., pero también es uno de los mayores evasores de impuestos", afirmó John McCain, senador republicano de Arizona y miembro del Grupo Especial de Investigación del Senado.

Sin embargo, el informe precisa que "Apple no utiliza trucos fiscales, (...) no traslada su propiedad intelectual a paraísos fiscales, ni evita pagar impuestos en el país".

Por su parte, el consejero delegado de Apple, Tim Cook, justifica "la gran liquidez que tiene Apple en el extranjero porque vende la mayoría de sus productos fuera de Estados Unidos".

Asimismo, critica el actual sistema de impuestos en Estados Unidos porque "socava la competitividad" del país, e insta a una reforma fiscal que conlleve "una drástica simplificación del sistema de impuestos a las empresas".