Al sur de la capital se ubican los municipios de Ticuantepe y La Concepción, lugares donde se registra una amplia producción de piña y pitahaya, productos que han permitido ser el componente principal para una serie de alimentos, los que en su mayoría son elaborados por mujeres trabajadoras, cabezas de familia y sobre todo emprendedoras, quienes luchan a diario por alcanzar el desarrollo económico de sus hogares y contribuir al crecimiento de nuestro país.

En las inmediaciones de la carretera que se dirige al municipio de Ticuantepe, logramos conversar con doña María Asunción Hernández, quien desde hace más de diez años se dedica al trabajo agrícola y a la elaboración de bebidas y mermeladas a base de piña, trabajo que le ha permitido sacar adelante a sus hijos, a quienes los ha formado profesionalmente.

“Desde muy pequeña inicié a trabajar en la siembra de piña, con ayuda de mis padres logré aprender este oficio que años después me permitió garantizar el alimento y la educación de mis hijos. Con los años fui trabajando en el procesamiento de la fruta de manera artesanal y ahora elaboro vinagre, jugo, concentrado y vendo la fruta en trocitos” manifestó.

“Gracias a Dios, la venta y producción de esta fruta me permite obtener una ganancia hasta de 500 córdobas diarios, lo cual es muy bueno para mí porque me permite invertir en semillas y otros materiales necesarios para darle continuidad al negocio. Me siento contenta de ser una mujer trabajadora, que lucha por salir adelante y ser ejemplo para otras compañeras que también se dedican a esto” subrayó Hernández.

La importante labor que esta mujer realiza actualmente es reconocida por el gobierno sandinista, quien les ha instalado pequeños establecimientos a las orillas de la carretera Ticuantepe- La Concepción, permitiéndoles así una mejor ubicación para la venta de sus productos y una mayor comodidad y vistosidad.

“El gobierno central junto a la alcaldía de Ticuantepe nos instalaron estas pequeñas chozas, las que permiten que vendamos las frutas en la sombra y no nos mojemos en el invierno, además nos da un mejor ambiente e imagen para atender a nuestra clientela, la verdad es que esta fue una excelente idea porque los pequeños productores también contribuimos al desarrollo de nuestro país” afirmó.

Otra de las ejemplares mujeres del campo, quien se destaca por la elaboración de vinos y mermeladas a base de piña y pitahaya es doña Petrona García, originaria de La Concepción, esta mujer en compañía de doce mujeres más, se dedica a este trabajo con el objetivo de promover el consumo de estas frutas y obtener ganancias para el crecimiento de su pequeña cooperativa la cual lleva por nombre “Trópico Samaria”.

Según esta dama, los inicios de esta pequeña agrupación de mujeres surgió con el apoyo del Instituto de Desarrollo Rural (IDR) quienes facilitaron a través de la entrega de recursos económicos las primeras cosechas de la materia prima y luego ellas tomaron la iniciativa de incursionar en el mundo empresarial.

“Recuerdo que nosotros recibimos un préstamo de parte del IDR quienes a través del programa de préstamo 90/10 en el que ellos nos facilitaron el 90% de los recursos y nosotros dispusimos del 10% restante, logramos dar inicio a la producción de nuestras frutas, luego fuimos capacitadas en temas agroindustriales y de esta manera hemos venido creciendo de manera muy positiva” añadió García.

De igual manera, García destacó el apoyo que el gobierno central brinda a las mujeres, las que han logrado empoderarse de muchos espacios que históricamente fueron ocupados por los hombres y que hoy han desarrollado de manera significativa.

“Es importante que las mujeres estemos tomando decisiones y asumiendo grandes retos como lo es el hecho de estar conformadas en pequeñas cooperativas, porque de esta manera estamos siendo útiles para nuestras familias, comunidades y el país. Ahora las mujeres tenemos muchas oportunidades a través de cada uno de los programas que impulsa el gobierno y esto nos permite sentirnos útiles y productivas” expresó.

Los planes futuros de estas mujeres es lograr exportar sus productos y de esta manera obtener un buen crecimiento económico, lo que permitirá generar más fuentes de empleo en sus comunidades y contribuir al desarrollo del país.