Un tornado de categoría EF4, la segunda máxima en la escala Fujita, con casi dos kilómetros de diámetro, que iba a una velocidad superior a los 300 kilómetros por hora y que ha sido descrito por el Centro de Predicción de Tormentas de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) como “masivo y mortal”, ha tocado tierra este lunes en Moore al sur de Oklahoma City causando la destrucción.

Al menos hay 51 muertos y decenas de heridos, según las autoridades locales. Siete de ellos son niños que han fallecido tras el derrumbe de la escuela Torre Plaza Elementary. El tornado ha arrancado el techo y paredes del centro y ha convertido el patio de recreo en una masa de plástico y metal. Según las autoridades, muchos alumnos intentaron ocultarse en los baños del edificio ante la llegada inminente del tornado. "Hay gente que sigue atrapada y 24 niños siguen desaparecidos entre los escombros", según informa la televisión local KFOR. Además, una familia de cuatro miembros, entre ellos un bebe, ha fallecido en su vivienda mientras intentaban esconderse en un congelador.

Un tornado de categoría EF4, la segunda máxima en la escala Fujita, con casi dos kilómetros de diámetro, que iba a una velocidad superior a los 300 kilómetros por hora y que ha sido descrito por el Centro de Predicción de Tormentas de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) como “masivo y mortal”, ha tocado tierra este lunes en Moore al sur de Oklahoma City causando la destrucción.

Al menos hay 51 muertos y decenas de heridos, según las autoridades locales. Siete de ellos son niños que han fallecido tras el derrumbe de la escuela Torre Plaza Elementary. El tornado ha arrancado el techo y paredes del centro y ha convertido el patio de recreo en una masa de plástico y metal. Según las autoridades, muchos alumnos intentaron ocultarse en los baños del edificio ante la llegada inminente del tornado. "Hay gente que sigue atrapada y 24 niños siguen desaparecidos entre los escombros", según informa la televisión local KFOR. Además, una familia de cuatro miembros, entre ellos un bebe, ha fallecido en su vivienda mientras intentaban esconderse en un congelador.

Un tornado de categoría EF4, la segunda máxima en la escala Fujita, con casi dos kilómetros de diámetro, que iba a una velocidad superior a los 300 kilómetros por hora y que ha sido descrito por el Centro de Predicción de Tormentas de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) como “masivo y mortal”, ha tocado tierra este lunes en Moore al sur de Oklahoma City causando la destrucción.

Al menos hay 51 muertos y decenas de heridos, según las autoridades locales. Siete de ellos son niños que han fallecido tras el derrumbe de la escuela Torre Plaza Elementary. El tornado ha arrancado el techo y paredes del centro y ha convertido el patio de recreo en una masa de plástico y metal. Según las autoridades, muchos alumnos intentaron ocultarse en los baños del edificio ante la llegada inminente del tornado. "Hay gente que sigue atrapada y 24 niños siguen desaparecidos entre los escombros", según informa la televisión local KFOR. Además, una familia de cuatro miembros, entre ellos un bebe, ha fallecido en su vivienda mientras intentaban esconderse en un congelador.