Google rinde homenaje con un Doodle, al físico que definió el principio de la persistencia de la visión, en el 218 aniversario de su nacimiento.

Nació el 14 de octubre de 1801 en Bruselas, Belgica. Fue hijo de un aclamado pintor de flores quien lo impulsó a que sus primeros años de escuela los cursara en la Academia de Diseño de Brusela. Sin embargo, el padre de Plateau murió cuando él era aún muy joven y decidió no continuar una carrera de artista.

Estudió derecho, pero después quiso convertirse en físico. Obtuvo el grado de doctor en matemática y física a los 28 años. Se dedicó a estudiar la vista, lo que lo llevó a crear su gran invento. 

Ferdinand dedicó su vida a la investigación de la percepción visual, especialmente en los temas referentes al color en el ojo humano y el efecto de la luz. El investigador logró demostrar la manera en la que se forman las imágenes en la retina.

En 1832, construyó un aparato que producía la ilusión del movimiento la llamó “fenaquistoscopio”, el primer dispositivo capaz de proporcionar la ilusión de una imagen en movimiento a partir de una secuencia de imágenes fijas.

Estudió la capilaridad entre láminas delgadas líquidas y en 1861 demostró que las superficies resultantes son mínimas. La generalización de estos resultados la enunció mediante las leyes de Plateau.

Para la autoexperimentación con post imágenes, estuvo mirando el sol durante 25 segundos; pasó varios días con una gran disminución de la agudeza visual, pero finalmente recuperó su visión normal.

En 1840 fue explorado por notar visión borrosa y se le diagnosticó una coriorretinitis bilateral; más tarde, se le formaron unas cataratas y entre 1843 y 1844, a la edad de 42 años, se quedó ciego.