Al menos 37 personas fallecieron el lunes por un potente tornado con vientos de hasta 320 km/h que azotó un suburbio de Oklahoma City (sureste), barriendo a su paso cientos de viviendas y arrasando con dos escuelas, informó una fuente médica estatal citada por medios estadounidenses.

De acuerdo con la fuente, el número de muertos podría aumentar en las próximas horas.

Los medios informaron previamente de la desaparición de 24 personas entre los escombros del centro de educación primaria Plaza Towers, una de las dos escuelas afectadas por el tornado que golpeó el suburbio de Moore, de 55.000 habitantes.

El alcalde de Oklahoma City, Mick Cornett, dijo en declaraciones a la cadena CNN que los primeros equipos de emergencia "han sido desplegados" y que "el Estado y la Guardia Nacional se involucrarán" en las tareas de rescate.