María Dolores Báez López, de 63 años, es una humilde mujer de la Comarca La Quebradita del municipio de Somoto, desde las dos de la madrugada salió de su comunidad con destino a Ciudad Sandino para ser evaluada por los médicos cubanos que conforman la brigada Operación Milagro.

Esta mujer de contextura delgada, llegó por tercera ocasión al Centro Oftalmológico para continuar el proceso de recuperación de su visión, pues desde hace 2 años, afirma que venía perdiendo la capacidad de mirar.

La Quebradita es una comunidad rural del municipio de Somoto, hasta ese lugar llegaron los concejales del Frente Sandinista a buscar a personas que podrían ser protagonistas del programa Operación Milagro, que bajo el concepto solidario de la Alianza Para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), ya ha brindado servicios a más de 112 mil nicaragüenses, que han recuperado la visión.

Doña María Dolores o Lola, a como la conocen en La Quebradita, es una de esas centenares de miles de nacionales, que gracias al esfuerzo solidario del ALBA, están recuperando la visión.

La historia de doña María Dolores, es muy parecida a la de otras mujeres de Somoto que madrugaron para estar temprano en el Centro Oftalmológico de Ciudad Sandino, y de esa manera ser parte de la jornada oftalmológica en honor a las Madres Nicaragüenses.

“Me siento bien porque uno es pobre y no tiene dinero para esta operación. Esto es una buena obra y antes tenía ardor en la vista y me dolía bastante por el pellejillo que tenía y que no me dejaba ver”, dijo doña Lola, después de ser chequeada por el médico cubano que la atendió.

Doña Lola recuerda que era junio del 2010, cuando sus ojos les comenzaron a “arder”, situación que fue empeorando, hasta que a finales del 2012 perdió la visión de su ojo derecho, mientras el izquierdo comenzaba a darle problema.

Esta humilde mujer había escuchado de Operación Milagro, pero fue hasta enero pasado que un grupo de concejales del FSLN llegaron a su comunidad y la sumaron a la lista de personas que tenían que ser evaluadas, hasta que se enteró que sufría de cataratas.

En esta ocasión doña María Dolores estaba siendo evaluada en el proceso de post-operatorio, después que la cirugía resultó un éxito, logrando recuperar su visión y con ello la alegría.

“Es importante esta misión, porque nos beneficia a nosotros que somos pobres y si los médicos cubanos no se esforzaran por nosotros, entonces nosotros tuviéramos este problema y quien sabe hasta dónde llegaría (el problema de visión”, resume está feliz mujer.

Otra mujer muy feliz fue doña Delfina Gutiérrez, quien forma parte de un grupo de madres de Héroes y Mártires, que también están siendo protagonistas de esta jornada en honor al Día de la Madre, este 30 de mayo.

“Es una gran bendición que este gobierno siempre está pensando en las mujeres, y sobre todo en las madres pobres, en esas mujeres que nos hemos partido el lomo para construir hijos de bien para el país. Yo solo puedo darle gracias a Dios por recuperar la visión y gracias a este gobierno”, refirió doña Delfina.

Roberto Rodríguez López, concejal del Frente Sandinista, dijo que fueron 38 personas, entre estas 34 mujeres que llegaron de Somoto, para continuar con su proceso de recuperación. Es importante destacar que también la jornada oftalmológica incluyó a ciudadanos de otros municipios del país.

“En conmemoración del Día de la Madre traemos señoras a operarse y darle seguimiento de citas. Estas madres han salido desde las dos de la madrugada de sus hogares para poder cubrir estas citas y estamos priorizando a las señoras Madres de caídos, Madres de Héroes, porque es una prioridad de nuestro gobierno”, subrayó Rodríguez.

La doctora Milaydes Lardoeyt Ferrer, coordinadora nacional de Operación Milagro, destacó que la Jornada en Honor a la Madre Nicaragüense comenzó a principios de mayo.

“Estamos realizando una jornada donde más del 56 por ciento de los pacientes que estamos atendiendo son mujeres, o sea 868 pacientes hemos atendido hasta el momento. Esto es parte del derecho de la restitución que están haciendo todos los pueblos que componen el ALBA”, destacó Lardoeyt.

Agregó que ayudar a recuperar la visión de los nicaragüenses, no es ningún esfuerzo, sino un compromiso solidario que tiene el pueblo cubano con todos los ciudadanos del mundo.