Con la aplicación de buenas políticas productivas, de comercialización y la preponderancia del diálogo y el consenso entre los diferentes sectores de comerciantes, productores y consumidores, Nicaragua se constituye como uno de los países más abiertos al mercado internacional, expresó el Ministro de Fomento, Industria y Comercio, Orlando Solórzano.

En declaraciones al programa En Vivo, que se transmite por Canal 4 de Televisión, Solórzano dejó claro que en el país se desarrolla una economía de mercado, vinculada al comercio internacional.

“Nicaragua es uno de los países del mundo más abierto al comercio internacional y así lo reconocieron en diciembre en la Organización Mundial del Comercio (OMC) donde se felicitó a Nicaragua por su apertura y por el manejo que hace de las normas y de los tratados internacionales”, afirmó el ministro.

“El manejo político, el diálogo y el consenso que buscamos siempre entre los productores, los comerciantes y las familias consumidoras”, son en definitiva los factores que han incidido en el buen desempeño económico del país, apuntó Solórzano.

Por eso “en la medida en que nosotros vamos buscando consenso vamos haciendo más coherente este funcionamiento de la economía”, agregó.

El servidor público destacó el importante papel que desempeña del gobierno de Nicaragua en apoyo a la producción, a la comercialización local y a las exportaciones e importaciones de diferentes productos de consumo para mantener abastecido a las familias nicaragüenses.

En ese sentido resaltó que Nicaragua forma parte de diferentes tratados comerciales con varios países en los que se establecen cuotas de importación y exportación de productos como la carne de cerdo, pollo, huevos, frijoles, entre otros.

Muchos de los tratados a nivel centroamericano se dan en el marco del proceso de integración económica centroamericana, “que nuestro gobierno ha respaldado y es promotor de ese proceso”, afirmó.

No obstante, también señaló que hace falta mejorar la articulación entre la producción y el consumo para lograr una estabilidad en los precios locales.

Para alcanzar la estabilidad, el ministro destacó el proceso de diálogo y consenso, que a través de varias instituciones se realiza con los sectores productores, comerciantes, empresa privada y consumidores.

Un ejemplo claro de lo anterior es la estabilidad en el precio de la carne de cerdo, uno de los productos más consumidos por las familias nicaragüenses.

“Para empezar hemos hecho reuniones de los supermercados con las plantas productoras de carne de cerdo. Ahí se ha logrado que los mercados acepten comprar carne de cerdo nacional. Las plantas van a cumplir un requisito que es la certificación. Los cerdos tienen que ser certificados, plantas certificadas, tenemos plantas de calidad que necesitan pasar el proceso de certificación y competir en el mercado. Los mataderos de cerdo han accedido a bajar de precio a los comerciantes de los mercados. Estamos facilitando la correlación que debe haber entre los productores, mataderos y comerciantes, para que al público consumidor le llegue un precio más barato”, explicó Solórzano.

Según el ministro, la prioridad fundamental para el gobierno es garantizar el abastecimiento de productos para el pueblo nicaragüense. “Todos los esfuerzos de producción de comercio y los esfuerzos del Estado van dirigidos a eso”, aseguró.

El ministro aseguró que en otros productos, como el caso de los frijoles negros y rojos, se ha logrado estabilidad en los precios a nivel local y mayor exportación a buenos precios de frijol negro a nivel internacional.

Solórzano reiteró que es necesario fortalecer los mecanismos de comercialización, trabajar para que la producción sea sostenible y de buenos rendimientos que cubran los costos de producción.

Para lograrlo, indicó que se está haciendo esfuerzos especiales para promover la asociatividad y el cooperativismo. “Eso nos trae mejoramiento de la capacidad productiva, de la capacidad de venta. Vamos creciendo, aumentando la producción y mejorando los mecanismos de comercialización”, señaló.

El ministro afirmó que actualmente se está haciendo un esfuerzo de país “con mentalidad de país”, para que a final de año se alcance la meta de exportación planteada que es de 3 mil millones de dólares.

Explicó que aunque algunos precios en rubros importantes como el café, el oro y el maní han bajado, se espera un mayor esfuerzo de producción y exportación para alcanzar la meta.

En resumen, Solórzano reafirmó que la participación del comercio internacional en nuestra economía es casi del 100%, razón por la cual es una de las economías más abiertas del mundo.

Para que el país mantenga una economía sana es recomendable continuar por el camino correcto, es decir, “manteniendo la estabilidad macroeconómica, la estabilidad laboral, el aumento de la producción y la conducción de la economía en el marco de las prácticas del diálogo y el consenso”.