El estudio histopatológico realizado a la mandataria antes de abandonar el hospital, “descartó la presencia de células cancerígenas" por lo que "no será necesaria la administración de iodo radioactivo", informó el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro, al leer el parte de la Unidad Médica Presidencial.

El mensaje, transmitido Scoccimarro, señaló que la mandataria expresó "su reconocimiento al equipo médico profesional que la intervino y atendió, y a todo el personal del hospital Austral por su calidez y afecto en el tratamiento como paciente".

De igual manera, la Presidenta agradeció a los "ciudadanos, militantes y personalidades nacionales e internacionales" por "las muestras de afecto y preocupación por su estado de salud", tras recibir el alta médica.

Cientos de partidarios de la presidenta permanecieron en vigilia en las adyacencias del hospital desde la víspera de la operación con banderas, pancartas y mensajes de apoyo.

A partir de este sábado comenzará un periodo de descanso para la mandataria argentina de 20 días -hasta el 24 de enero- en el que la jefatura del Estado quedará en manos del vicepresidente, Amado Boudou.

Fernández pidió a su tren Ejecutivo que trabajen con Boudau para continuar con las políticas sociales en beneficio del pueblo argentino.

El padecimiento de la Presidenta de Argentina se dio a conocer el pasado 28 de diciembre de 2011, luego de que se le detectara carcinoma en el lóbulo derecho de la glándula tiroides.