El 5 de octubre de 1994, la UNESCO estableció esa fecha como el Día Mundial del Docente.

El Día Mundial de los Docentes se ha convertido en una ocasión para destacar los progresos alcanzados y reflexionar sobre las maneras de hacer frente a los desafíos pendientes a fin de promover la profesión docente.

La lucha y reivindicación de los profesores en América Latina

La fecha conmemora el 5 de octubre de 1966, día en que se celebró una conferencia intergubernamental especial sobre el estado de los docentes, llevada a cabo por la UNESCO y la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Este encuentro fue más que un evento, le dio a los maestros de todo el mundo una herramienta que establece sus responsabilidades y sobre todos sus derechos, dando cuenta de la importancia de esta labor para el mundo: La Recomendación sobre la Condición de los Docentes.

Los Gobiernos que adoptaron el documento, reconocieron la necesidad social de contar con maestros competentes, calificados y respaldados por sus países.

Pero la celebración de este día no solo debe quedarse en las palabras, la conciencia y apreciación de la contribución de los docentes en la formación de los seres humanos, debe reflejarse en acciones, medidas, leyes y beneficios que protejan y respalden su labor.

En 2019, el Día Mundial de los Docentes conmemorará a los docentes acerca del tema "Jóvenes docentes, el futuro de la profesión" y de hacer un balance de los logros, y de abordar algunas de las cuestiones fundamentales para atraer y conservar las mentes más brillantes y los talentos jóvenes en la profesión.

Nicaragua ha venido cumpliendo las recomendaciones de la OIT/UNESCO relativa a la situación del personal docente, reconociendo el papel clave que desempeñan los maestros y maestras en los procesos de transformación educativa y mejora de la enseñanza.

La profesionalización, las condiciones salariales, de trabajo y la actualización académica de los maestros que establecen las recomendaciones, el Gobierno del Comandante Daniel Ortega ha venido cumpliendo en el sentido que hoy se tienen los niveles de profesionalización de los educadores, sus becas y salarios, se ha ido incentivando la formación docente.

Las condiciones de trabajo han mejorado, con la renovación de la infraestructura no sólo para los maestros sino también para los estudiantes. También existe una política salarial que se ha venido reconociendo todos los años de manera consecutiva, al revisarse realmente el papel del maestro y la maestra en las transformaciones

Hoy en Nicaragua, los maestros y las maestras son artífices de las transformaciones escolares; ahora  los maestros presentan proyectos de cómo mejorar la calidad de enseñanza, de cómo hacer más fácil los aprendizajes, todo eso es lo que les permite a los maestros tener un protagonismo en el desarrollo de la educación.