Un anticiclón marítimo evitó que los nicaragüenses vieran el inicio de la temporada lluviosa este fin de semana, informó hoy el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter)."Nos está afectando la periferia de un anticiclón marítimo", dijo a Efe la meteoróloga del Ineter, Albania Cordonero.

El anticiclón, una extensa masa de aire seco, se instaló esta semana sobre el mar Caribe y el norte de Centroamérica, dando la sensación de los días de verano, con temperaturas predominantes sobre los 30 grados Celsius.

Se les llama anticiclón a estos fenómenos porque su presencia evita la formación de tormentas."Nos quedamos esperando que llueva", dijo a Efe el presidente de la Unión Nacional de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), Manuel Álvarez.

Cordonero recordó que las previsiones meteorológicas son sólo probabilidades, y que en este caso se cumplieron las menos previstas.El Ineter dio a conocer en abril pasado que la temporada lluviosa de este año en Nicaragua se establecería a partir del 18 de mayo.

"Nos reunimos hace 15 días con el Ineter y nos dijeron que primero se iban a dar lluvias esporádicas, pero que después del 18 empezaría a llover con normalidad, pero estamos a la espera", insistió Álvarez.Históricamente la temporada lluviosa inicia el 15 de mayo en Nicaragua.

Sin embargo, esta solamente es una fecha de referencia, ya que los elementos de la naturaleza no se pueden controlar, recordó la meteoróloga.

"Es normal, no estamos preocupados por esto, en cualquier momento llueve, no es raro que el 20 (de mayo) empiece a llover", comentó por su parte el presidente de Upanic.

Cordonero dijo que es posible que el anticiclón se mantenga sobre Nicaragua mañana, lunes, pero recordó que se trata de probabilidades, ya que las previsiones podrían cambiar en la tarde de este domingo.

Las fechas oficiales de la época lluviosa en Nicaragua son del 15 de mayo al 30 de noviembre para las precipitaciones normales, y del 1 de junio al 30 de noviembre para los ciclones.Pero la mañana de este domingo en casi toda Nicaragua continúa siendo soleada, con cielos despejados y visibilidad ilimitada, con vientos ligeros, como en los meses de verano.