El deseo de vivir en una comunidad sana motiva a las familias del barrio René Cisneros a sumarse a todas las jornadas de fumigación que realiza el Ministerio de Salud para eliminar la fase adulta del mosquito transmisor del virus del dengue, chikungunya y zika.

Mientras los brigadistas de salud se dan a la tarea de fumigar cada una de las viviendas, las familias se encargan de limpiar sus hogares sacando la basura o cualquier objeto en que se pueda acumular agua y pueda convertirse en un potencial criadero de zancudos.

Nosotros, aparte de la jornada de fumigación, intervenimos con otras estrategias como es la concientización casa a casa en que se orienta a las familias que eliminen todos aquellos utensilios o desechos que pueden convertirse en criaderos y de esta manera eliminamos todos los zancudos”, dijo la doctora Dilvia Flores, directora del Centro de Salud Roberto Herrera Ríos.

Estas acciones han permitido que en el barrio desde hace un año no se registren personas enfermas con dengue u otra enfermedad provocado por los zancudos.

Eliminar los criaderos es lo más importante. La fumigación elimina el zancudo que anda circulando en el ambiente, pero si eliminamos el criadero vamos a evitar que las larvas se conviertan en zancudo adulto y por tanto eliminamos las enfermedades”, añadió Flores.

Lucía Saavedra aseguró que permite el ingreso de los brigadistas de salud a su vivienda, pues hacerlo ayuda a que su familia y vecinos puedan vivir en una comunidad libre de zancudos.

Debemos apoyarlos porque realizan una labor importante para que no nos enfermemos. Abrirle nuestras casas significa que estamos apoyando nuestra salud en primer lugar, hay mucho dengue y otras enfermedades que debemos prevenir. La fumigación es muy importante y se da en los barrios gracias a nuestro presidente Daniel Ortega que nos manda a fumigar las casas”, señaló Lucía.