El Samsung Galaxy S10 5G supone un paso más allá del Samsung Galaxy S10+, trae todo lo que éste pero algo más, en efecto, la conectividad 5G.

El móvil cuenta con 0,3 pulgadas más de pantalla manteniendo la resolución, lo que le hace "perder" 20 píxeles por pulgada de densidad.

El dispositivo tiene una cuarta cámara trasera, el único distintivo fotográfico real en la espalda, ya que en el frontal empatan a número de cámaras.

El celular es de estructura metálica pero envuelto en cristal. Lo tenemos en el frontal, lógicamente, pero también lo encontramos en la espalda.

El Galaxy S10 5G llega con cuatro cámaras situadas en la espalda y otras dos en el frontal, las que se sitúan en la perforación de la pantalla que observamos en la esquina superior derecha.

Las dos configuraciones múltiples llegan con una característica común: la presencia de un sensor TOF 3D para lecturas de profundidad, ideales para el bokeh y otros usos, y también para el desbloqueo facial cuando nos referimos al situado en el interior de la pantalla.

La configuración del sistema cuádruple trasero lo marca la cámara principal, un sensor de 12 mega píxeles Dual Pixel con lente f/1.5/2.4 y estabilizado ópticamente, una cámara secundaria de 16 mega píxeles con lente f/2.2 y amplitud ultra gran angular y otra cámara de 12 mega píxeles con apertura f/2.4 y estabilizada ópticamente que además ofrece zoom óptico de dos aumentos.