Con una eucaristía y la consagración de 19 monaguillos, el párroco Antonio Castro del barrio Larreynaga, celebró con la feligresía donde afloraron peticiones de paz, armonía y solidaridad.

El padre “Toñito”, antes de iniciar una misa en la iglesia La Merced, dijo: “estamos culminando la novena de misas para celebrar hoy las fiestas de nuestra Señora de La Merced patrona de esta parroquia como también patrona en Mateare, León, Matagalpa e igual en Barcelona y en muchos países”.

Agregó que a nuestra Señora de La Merced se le atribuye el título de la protectora de los cautivos, es decir del tiempo de las invasiones de los moros y musulmanes y donde los cristianos encomiendan a ella su protección.

MERCED1

Historiadores del catolicismo han publicado que esta celebración mariana tiene su inicio el 1 de agosto de 1218, cuando la Virgen advocación se apareció por separado a tres ilustres personajes: a San Pedro Nolasco, quien sería el fundador de la Orden de la Merced; al rey Jaime I de Aragón, conocido como "el conquistador", y reinante en aquel momento en la Corona de Aragón, y a San Raimundo de Peñafort, fraile dominico, maestro general de su orden de predicadores, y confesor del primero.

En sus declaraciones el padre Toñito indicó que si amamos a María tenemos que ser amantes de la paz así como del respeto del derecho de las mujeres, porque ella (la virgen) está reflejada en cada mujer que encontramos por su dignidad por ser sacrificada, es madre, esposa, compañera y amiga”.

El mensaje que nos puede dar hoy la fiesta de La Merced es ser anunciadores de paz, reconciliación y unidad erradicando todo aquello que nos impida relacionarnos como humanos”, apuntó el párroco de la iglesia de La Merced en Managua.

MERCED1

Luego de la homilía, el prelado agradeció a dos empresas privadas que están apoyando a la parroquia, tanto en remodelaciones que se hacen en el templo como en el financiamiento de otra empresa que permitió elaborar la vestimenta que utilizaron los monaguillos en la consagración.

 

MERCED1