El legado de los héroes nacionales de Cuba y Nicaragua, José Martí y Augusto César Sandino, fue recordado hoy en esta capital con motivo de los aniversarios de la muerte del primero y el nacimiento del segundo.

En la actividad, desarrollada en la Casa Cultural Simón Rodríguez, se rememoró la vida fecunda de Martí, muerto en combate el 19 de mayo de 1895, su dedicación a la lucha por la libertad de Cuba y sus dotes de poeta y escritor.

Al mismo tiempo se enfatizó en su latinoamericanismo, en su afán por hacer de la América que va desde el Río Bravo hasta la Patagonia, una sola nación, y en sus advertencias sobre el peligro que significó desde entonces Estados Unidos para el resto de la región.

Por otra parte, se destacó la vida de Sandino, nacido el 18 de mayo de 1895, en Niquinohomo, Nicaragua, y quien dedicó su existencia a la lucha por la independencia del país centroamericano.

Sandino, conocido como el General de Hombres Libres, se opuso desde muy joven a la intervención estadounidense en su país y luego de conseguir la expulsión de las tropas invasoras fue asesinado.

Su ejemplo, sin embargo, perdura como una muestra del valor inclaudicable de la lucha por la independencia y autodeterminación de los pueblos.

En la actividad se encontraban presentes los embajadores de Cuba, Rolando Gómez; Nicaragua, Elías Chévez; Venezuela, Cris González; Uruguay, Carlos Flanagan, e Irán, Alireza Ghezili, además de integrantes de las misiones médica y educativa cubanas en el país del altiplano.

También participaron bolivianos amigos de Cuba, integrantes del Movimiento de Solidaridad con Cuba y residentes del referido país en Bolivia.