La Junta Directiva de la Asamblea Nacional y diputados de las diferentes bancadas parlamentarias, rindieron homenaje al General de Hombres y Mujeres Libres Augusto C. Sandino, con la realización de una Mesa Redonda llamada “Sandino y México, en la que destacados historiadores nicaragüenses, disertaron sobre la vida, legado y pensamiento independentista.

Los historiadores Aldo Díaz Lacayo, Jorge Eduardo Arellano y Roberto Sánchez con el auspicio de la Embajada de México en Nicaragua, brindaron una semblanza de Sandino y la relación estrecha que mantuvo con el pueblo mexicano.

También participaron representantes de los diferentes poderes del Estado, que junto a miembros de la Junta Directiva del Parlamento, depositaron una ofrenda floral en el Monumento a Los Generales, ubicado en la Avenida Peatonal Augusto C. Sandino.

“Insistimos en la importancia que tiene para los nicaragüenses y en especial para [email protected] sandinistas estudiar ese pensamiento. Por eso hemos organizado esta mesa redonda con la participación de historiadores como Aldo Lacayo, Jorge Eduardo Arellano y Roberto Sánchez Ramírez, con la finalidad de explorar, exponer y sintetizar las enseñanzas que Sandino recibió y dio en México, destacando la importancia de ese país y su revolución en la formación personal y del pensamiento del General de hombres libres”, subrayó el Presidente de la Asamblea Nacional, compañero René Núñez al develar los motivos que tuvo este poder del Estado para honrar al héroe nicaragüense.

Díaz Lacayo manifestó que el pensamiento de Sandino tiene vigencia mundial y actual, sobre todo cuando América Latina y el Caribe están decididos a conformar un solo bloque de unidad.

“Ya no estamos viviendo las confrontaciones, no se nos puede acusar de nada ni a México, ni a Nicaragua, ni a nadie, estamos en un momento de reivindicar la verdad histórica, este es el momento que se abre a partir de 1999, con el inicio de la Revolución por la segunda independencia de América Latina y el Caribe”, dijo Díaz Lacayo.

Augusto C. Sandino nació en Niquinohomo, municipio de Masaya el 18 de mayo de 1895 y la Asamblea Nacional lo declaró Héroe Nacional el tres de diciembre del 2009 en reconocimiento a su gesta heroica en defensa de la soberanía nacional.