Más de 1 mil 365 docentes de todo el país aglutinados en la CGTEN‑Anden, depositaron ofrendas florales en la tumba donde reposan los restos del comandante Ricardo Morales Avilés en la ciudad de Diriamba.

Sebastián Mendieta, secretario general de Anden‑Carazo dijo que se sentían muy contentos porque le están cumpliendo a Ricardo y a los héroes de Nandaime, compañeros que los recuerdan en su trabajo diario.

Por su parte Sergio Mojica, secretario político del Distrito Uno de Diriamba, lo recordó como el padre, el hijo, el maestro, el poeta y amante de la Revolución.

Los maestros andenistas recorrieron las principales calles del municipio y depositaron las ofrendas en el cementerio de la localidad diriambina, lugar donde descansan los restos del comandante Ricardo Morales Avilés.