Los diputados de la Asamblea Nacional conmemoraron los 198 años de la firma de Independencia de Centroamérica y el 163 aniversario de la Batalla en la hacienda San Jacinto, con actos culturales y la entrega de la orden general José Dolores Estrada al padre y teólogo franciscano Uriel Molina Oliú.

En esta ceremonia especial participaron los embajadores y representantes diplomáticos de Cuba, El Salvador, Honduras, Bolivia, Venezuela, Rusia, China (Taiwán) y miembros de la Comisión de la Verdad, Justicia y Paz, así como integrantes de la Academia de Geografía e Historia de Nicaragua.

Artistas bailaron nuestras danzas en un plenario que fue adornado con los colores azul, blanco y azul de nuestra bandera nacional.

El segundo secretario de la Junta Directiva de la Asamblea Nacional, doctor Wilfredo Navarro, subrayó que septiembre está inundado de fechas patrias y no solamente el 14 y 15 de septiembre.

También llamó a los nicaragüenses a trabajar unidos para seguir desarrollando el país y derrotar la pobreza. Igual llamó a rechazar a aquellos malos hijos de la patria, los que claman por sanciones económicas contra el pueblo y se arrodillan ante las políticas intervencionistas.

El escritor e historiador Jorge Eduardo Arellano brindó una ponencia sobre el contexto en que se da la batalla de San Jacinto y la firma del acta de independencia.

Luego de la ponencia el padre Uriel Molina Oliú recibió de manos del presidente de la Asamblea Nacional Gustavo Porras la orden José Dolores Estrada Batalla de San Jacinto en Grado Cruz.