El ministro de Relaciones Exteriores de Nicaragua, Samuel Santos, destacó hoy en una entrevista exclusiva con Prensa Latina en Berlín los logros del gobierno del presidente Daniel Ortega.

"Es importante destacar que el gobierno a nivel latinoamericano está ubicado en el sexto lugar en el orden de los presidentes más aceptados", dijo Santos.

Conforme al ministro, Ortega tiene a nivel nacional una aceptación que sobrepasa el 65 por ciento.

"Lo que nosotros sostenemos es que, en estos años anteriores, Nicaragua ha dado unos saltos extraordinarios en cuanto a resolver los problemas de alimentación, educación, salud y de democracia interna en el país", dijo.

Santos explicó esos éxitos con el hecho de que el gobierno sandinista tiene un plan de desarrollo humano.

El canciller calificó este proyecto gubernamental de una de las diferencias entre el gobierno actual y los gobiernos anteriores, "cuando había colaboración y esfuerzo de manera dispersa y entonces el país no avanzaba".

Durante su estancia en Berlín, Santos se reunió con su homólogo alemán Guido Westerwelle.

En la entrevista con PL, subrayó "el interés que tiene Nicaragua en abrir nuestro país a la inversión extranjera alemana".

Según el diplomático, dado que es uno de los países más seguros de toda América, Nicaragua ha tenido cada día y cada año mayor inversión, pues mientras en 2006 era de 280 millones de dólares, en 2012 alcanzó mil 102 millones de dólares, explicó.

Sobre la posición de la fundación alemana Friedrich Naumann, cercana al Partido Democrático Liberal (FDP), que apoyó el golpe de Estado en Honduras en 2009, la calificó de decisión propia de esa organización. "Nicaragua está abocada a que en toda Centroamérica tenga paz, a que reforcemos el combate al narcotráfico, el combate al crimen organizado", agregó.

A la par, el gobierno del presidente Ortega apoya al resto de los países de Centroamérica, en el norte y en el sur de Nicaragua, para que en sus países haya esta paz y esta tranquilidad.

Con respecto a la integración regional de los países latinoamericanos, Santos destacó que este proceso significa "el reconocimiento de todos y cada uno de nosotros, los pueblos de Latinoamérica, de estar claro de que unidos avanzamos más, nos apoyamos más".

En su opinión, la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América es un proyecto que ha dado resultados extraordinarios en cada uno de los países miembros y también ha servido como ejemplo para que todos los estados de la región trabajen en función de la unidad.

Remarcó que ello permitirá avanzar y resolver los grandes problemas que tienen y que no se arreglan de la noche a la mañana.

En este contexto, "el fallecimiento de nuestro querido hermano, el presidente comandante Hugo Chávez es un golpe tremendo, porque él fue un abanderado de la unión latinoamericana", dijo.

Chávez también fue un adalid de los cambios sociales necesairios en todos y cada uno de los países de la región, añadió.

"Claro que duele (su muerte), pero realmente es (un acicate) que nos sirve para tomar impulso", destacó Santos.

El ejemplo de Hugo Chávez nos empuja a mantener todo lo que él creía, a proyectarlo y a desarrollarlo, igual o más de lo que él creía e impulsaba, concluyó.