Nicaragua es uno de los países de la región con menor índice de suicidios, sin embargo, existe una preocupación por parte del gobierno ante este fenómeno que en su mayoría afecta a los jóvenes.

En este sentido se ha venido trabajando en el desarrollo de mecanismos desde el Ministerio de Salud, que permitan detectar a de manera temprana los indicios de una persona en riesgo de suicidio.

La doctora Hilma Áreas, responsable de docencia del Silais Managua, destacó durante el Foro Departamental de Salud Mental enfocado en la prevención del suicidio, que actualmente Nicaragua es un país cuyo modelo de salud comprende la atención a los problemas de salud mental.

La clave para reducir los índices de suicidio es la integración familiar, los padres conociendo el desarrollo de sus hijos, el entorno y haciendo de la familia un circulo fortalecido van a prevenir esta dificultad, porque al estar unidos se eleva el auto estima de los niños y se está creando a un adolescente más fuerte”, expresó.

La doctora Áreas señaló que, en algunos países del mundo, los suicidios son considerados como un problema de salud pública, siendo los jóvenes los más implicados en esta situación que es concretada a través de la ingesta alterada de medicamentos o pesticidas.

Nosotros tenemos guías de prevención de suicidios y se las estamos mostrando a todo el personal de salud para que las mismas sean aplicadas en los hospitales, centros de salud, puestos médicos”, subrayó.

Entre las patologías asociadas al suicidio están la depresión, adicciones y el Ministerio de Salud está capacitando a su personal para brindar una respuesta oportuna a la población.