Al menos seis personas han muerto y decenas resultaron heridas por un fuerte tornado que ocurrió en el norte de Texas, EE.UU., según informan las autoridades del estado.

Además, 14 personas han sido declaradas desaparecidas.

Las autoridades indicaron que al menos 28 personas están recibiendo tratamiento en un hospital local.

La ciudad más afectada por el desastre ha sido Granbury, situada en el condado de Hood.

"Vamos a ir de casa en casa en este momento", dijo a Reuters Kathy Jividen, la portavoz de la oficina del sheriff del condado.

"Era como el infierno", contó un testigo a la filial local de la NBC.

"La casa empezó a temblar. Estábamos en un armario. Pude oírlo... Sonaba como un tren que se marcha. Daba miedo", relató otro residente.

La tormenta que provocó el tornado causó también un enorme granizo.