La Corte de Constitucionalidad de Guatemala realizará este jueves la audiencia para determinar la sentencia contra el expresidente de facto, Efraín Ríos Montt, cuyos abogados defensores piden anular la condena a 80 años de prisión por genocidio y crímenes de lesa humanidad, según informó el secretario general de ese tribunal, Martín Guzmán.

Guzmán manifestó que "se prolongó la discusión por cerca de cuatro horas, no hubo resolución y los magistrados difirieron para mañana (este jueves) continuar la discusión del tema y emitir la resolución ese mismo día o el viernes".

Los abogados del dictador plantearon cuatro recursos con el objetivo de revertir la sentencia a 50 años de prisión por genocidio y 30 años por crímenes de lesa humanidad dictada el pasado viernes, y para que se destituya a los tres jueces del tribunal que lo condenaron porque, según la defensa, emitieron un fallo a pesar de que existían apelaciones pendientes de resolver.

El corresponsal de teleSUR en Guatemala, Mario Rosales, detalló a través de su cuenta en la red social Tiwtter (@MarioteleSUR) que se llevó a cabo una rueda de prensa en la Corte Constitucional, donde se informó que el tribunal no llegó a ningún acuerdo concreto sobre el caso de Ríos Montt.

"Los magistrados no lograron votar para definir la sentencia a Rios Montt", afirmó el periodista, al tiempo que agregó que "entre las acciones presentadas por la defensa del dictador, se pretende dejar sin efecto sentencia".

El militar retirado fue llevado de urgencia al hospital tras sufrir un desmayo en la Corte Suprema de Justicia, donde acudiría a una audiencia sobre reparación a víctimas.

Según su abogado defensor, Francisco García Gudiel, cuando Ríos Montt era trasladado desde el cuartel de Matamoros, en la periferia este de la capital, donde permanecía desde la semana pasada, hacia el Tribunal Primero A de Mayor Riesgo, el general retirado "empezó con problemas de hipertensión".

"Desde anoche fue autorizada su hospitalización, pero él quería venir a la audiencia y por eso se pospuso su ingreso", añadió García Gudiel.

Tras su descompensación, Ríos Montt fue trasladado inmediatamente al Hospital Militar, donde el médico Carlos Álvarez dijo a los periodistas que "su cuadro clínico era estable y que su desmayo se debió a una crisis hipertensiva provocada por el estrés al que estuvo sometido en las últimas semanas".

El especialista aseguró que el general, de 86 años, deberá permanecer internado entre tres días y una semana, mientras se repone de los males que le aquejan y es sometido a un chequeo médico completo.

El pasado viernes, el dictador fue hallado responsable de 15 masacres a manos del Ejército de mil 771 indígenas mayas-ixiles en el departamento de Quiché (norte), durante su régimen; por lo que fue condenado a 80 años de prisión.

El gobierno de facto de Ríos Montt fue uno de los más sangrientos de la guerra civil que sufrió el país de 1960 a 1996 y que dejó 200 mil muertos o desaparecidos, según la Organización de Naciones Unidas (ONU).

En Latinoamérica, Ríos Montt es el primero de los dictadores en ser condenado por genocidio. Unos murieron antes de pagar por los crímenes, como el general paraguayo Alfredo Stroessner. Otros, tras un período de impunidad, fueron procesados por delitos de lesa humanidad, como Jorge Videla (Argentina), Gregorio Alvarez y Juan María Bordaberry (Uruguay) y Alberto Fujimori (Perú). Augusto Pinochet (Chile) murió en arresto domiciliario en 2006 sin haber sido condenado por el exterminio de opositores.