Un estudio que permitirá conocer el grado de vulnerabilidad de las infraestructuras del Distrito II de Managua, está siendo ejecutado por la Cruz Roja Nicaragüense en el marco del Proyecto DIPECHO VIII, que financia la Comunidad Europea.

Según comentó José Chévez, técnico del proyecto Dipecho, el estudio se está haciendo con el apoyo de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) y pretende recopilar información sobre distintas variables, tales como tipos de construcción, calidad de materiales y niveles de vulnerabilidad de las construcciones en viviendas y edificios públicos de importancia.

“Este estudio va a permitir hacer un análisis de vulnerabilidad física de la infraestructura a nivel del distrito, eso permitirá hacer un mapeo para tomar algunas acciones de mitigación en las edificaciones, para mejorar el nivel de las infraestructuras y mejorar la calidad de construcción”, explicó Chévez.

Por su parte Nancy Ugarte, ingeniera del proyecto Dipecho, explicó que en este momento se está realizando un muestreo en los barrios del Distrito II, para realizar el mapa de riesgo.

El estudio que también es coordinado con el Sinapred, el Centro de Información Municipal y la Universidad de Ingeniería, ayudará a evaluar viviendas y algunos edificios públicos como escuelas y centros de salud, explicó Ugarte.

También se verificará si las construcciones públicas o viviendas particulares cumplen con el reglamento de la construcción aprobado por el MTI.

En el año 2012, un estudio similar fue realizado por Cruz Roja Nicaragüense en el Distrito IV. Ugarte recordó que Managua está expuesta ante diversas amenazas, principalmente los sismos, y por esa razón un estudio de este tipo permite que las autoridades y la población conozcan como está la ciudad en términos de vulnerabilidad.

Los resultados del estudio estarán listos a mediados del mes de septiembre, indicó Ugarte.

Capacitan a albañiles y maestros de obra en técnicas de construcción segura

Como parte de los esfuerzos que se hacen para fortalecer las capacidades de los barrios en temas de gestión de riesgos, un taller sobre técnicas de construcción segura fue impartido a 60 albañiles y maestros de obras del Distrito II.

Según José Chévez, de Cruz Roja Nicaragüense, en el taller se les enseña a los participantes a construir con técnicas más seguras y con eso se contribuye a reducir los niveles de riesgo en las viviendas que son construidas en ese distrito.

Helman Taleno, director de estudios y normas de construcción del MTI, indicó que durante el taller se presentó la nueva cartilla de la construcción que fue aprobada, por el MTI, especialmente para maestros de obra.

“El objetivo es dar a conocer las fallas principales en las construcciones que existen en el país y darle a ellos nuevas técnicas y tecnologías que se aplican a la construcción de casas”, comentó.

“La idea es mostrarle al maestro de obra que existe una gama de construcción que además de ser buenas y antisísmica colabora con la naturaleza”, enfatizó Taleno.

Según el funcionario, el MTI ha realizado 35 talleres similares y ha capacitado a mil 200 maestros de obra.

Los principales problemas que existen en las construcciones tienen que ver con errores en el armado del hierro y la cantidad de materiales como los bloques que se utilizan.

“Prácticamente por efectos económicos se están usando bloques de muy mala calidad. Cuando haya un sismo o un huracán van a haber mayores afectados”, explicó.

“La casa es lo más seguro que debemos tener”

Algunos de los participantes en el taller señalaron que aprendieron nuevas técnicas de construcción que vienen a mejorar el nivel de seguridad de las casas que construyen.

Marlene Medina, quien tiene 3 años de experiencia en construcción, explicó que han aprendido sobre los beneficios que tiene la utilización de nuevos materiales que son económicos y resistentes.

“He mirado que donde hay una casa de metal hecha de perlines no le pueden montar otro tipo de material porque a la hora de un sismo y esas cosas le hace más contrapeso, ahí nos evitaremos un accidente, por eso es bueno aprender y que nos estén capacitando”, afirmó Medina.

Por su parte don Juan Cerda, quien tiene 30 años de experiencia como maestro de obra, destacó que los nuevos materiales son adecuados para mejorar las construcciones, pero habría que ver sus costos y si estos son accesibles para todos los bolsillos, sin embargo precisó que “todos debemos de conocer que una casa es lo más seguro que debemos de tener y eso es lo mas importante”.