Nicaragua denunció en la Asamblea General de Naciones Unidas (ONU) la resolución aprobada por este organismo en contra de Siria, considerando que la misma "promueve la guerra y la militarización" en la nación árabe.

Con 107 votos a favor, 12 en contra y 59 abstenciones, los Estados miembros sacaron adelante una resolución que logró menos respaldos que un texto similar aprobado el año pasado.

Además de Siria, en contra de la resolución votaron Rusia y China, otros países como Irán, Corea del Norte y Zimbabue, y naciones latinoamericanos como Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela.

A continuación, el texto del discurso pronunciado por la compañera María Rubiales, viceministra de Relaciones Exteriores de Nicaragua y representante permanente ante las Naciones Unidas:

República de Nicaragua


H.E. MARIA RUBIALES DE CHAMORRO

Viceministra de Relaciones Exteriores,

REPRESENTANTE PERMANENTE ANTE LAS NACIONES UNIDAS


Intervención sobre Proyecto de Resolución Situación en Siria

Bajo el Tema “Prevención de Conflictos Armados“

Nueva York, 15 de Mayo de 2013


Señor Presidente

Nicaragua desea explicar por qué votará en contra del Proyecto de Resolución A/67/L.63 titulado “La Situación en la República Árabe Siria”, cuyo contenido está en abierta contradicción al tema bajo el cual fue inscrito: Prevención de Conflictos armados.

El Proyecto que hoy nos ocupa es un texto que promueve la guerra y la militarización, es desbalanceado, totalmente parcializado y constituye una iniciativa nada constructiva, ya que no tiene como objetivo fundamental la urgencia del cese de la violencia ni la búsqueda de una solución negociada a la crisis, a través del diálogo político inclusivo y liderado por sirios.

Dicho proyecto, no solo no contribuye a la paz, sino que continúa apostando a la guerra.

Asimismo, este Proyecto no es solo contraproducente, sino que su presentación en este momento ignora las conversaciones e iniciativas de los Cancilleres de la Federación Rusa y EEUU, llevadas a cabo el 7 de mayo del corriente en Moscú con miras a realizar una conferencia en base a lo acordado en Ginebra en el 2012, una Ginebra 2, en la que participarían todas las partes involucradas en el conflicto y que de realizarse sentaría las bases para una solución pacífica y duradera de la crisis.

Es en este marco que Nicaragua considera que apoyar este proyecto de resolución será un duro golpe a las iniciativas a las que apostamos los países amantes de la paz.

Otro aspecto sobre el cual queremos llamar la atención ha sido la falta de transparencia, exclusividad, cooperación, y participación en el proceso de elaboración y presentación de este proyecto de resolución. La intención y los intereses detrás de este proyecto han estado claros desde el primer día.

Este proyecto nos lleva a endosar políticas de agresión, que arman, financian y organizan a grupos armados, muchos de ellos en la lista de terroristas del Consejo de Seguridad, responsables de la violencia en África del Norte, el Oriente Medio y particularmente en Siria y nos conmina a rechazar cualquier solución pacifica en este conflicto, en clara violación a la Carta de las Naciones Unidas.

Señor Presidente

Con este proyecto de resolución se pretende imponer un cambio de régimen a favor de intereses extranjeros, otorgando una inexistente legitimidad a grupos terroristas armados, que no solo no representan al pueblo sirio, sino que entre ellos mismos, ni siquiera se pueden poner de acuerdo, en su auto llamada legitimidad, con sus mentores.

Alertamos sobre el peligro de establecer este precedente que hoy pretenden aplicar contra el legítimo Gobierno Sirio y que mañana puede ser aplicado contra cualquier gobierno legítimo aquí representado.

Este Proyecto de Resolución está en flagrante violación a la Carta de las Naciones Unidas, a la soberanía de los Estados, a los principios de no injerencia y no intervención extranjera en los asuntos internos de otro estado y a su integridad territorial.

El Objetivo de las Naciones Unidas es luchar por la paz y la seguridad internacionales, priorizar el diálogo, la reconciliación, la mediación y la negociación, por encima de la violencia, el armamentismo y la guerra.

Este proyecto no contribuye a los objetivos de nuestra Organización, ni a crear un clima que permita el diálogo. El proyecto obstaculiza los buenos oficios del enviado especial del Secretario General Ibrahim Lakhdar Brahimi.

Señor Presidente

Nicaragua siempre ha enarbolado su vocación de paz, su amor a la vida, su rechazo a la violencia y a la guerra, su inquebrantable determinación por la defensa de la soberanía y la solidaridad entre los pueblos ante la ocupación colonial e imperial. Esos enunciados nos han guiado durante todo este proceso en nuestra Revolución Popular Sandinista.

Siempre hemos lamentado la pérdida de vidas inocentes en cualquier parte del mundo y hemos condenado la violencia en todas sus formas y manifestaciones.

Señor Presidente

En vez de estar discutiendo sobre un proyecto de resolución que incita a la violencia y al armamentismo, lo que tiene que hacer la comunidad internacional, es aunar esfuerzos para detener de inmediato el flujo de armas a grupos terroristas, establecer las bases de la negociación, sentar a todas las partes del conflicto en una mesa de diálogo, llamar a todos los Estados con intereses en la región a mostrar su voluntad política y a que se comprometan a una solución pacifica que permita a los sirios restablecer la seguridad de su pueblo y a la vez determinar su propio futuro por medio de un proceso político liderado por ellos mismos.

Señor Presidente

Para terminar queremos dejar sentado una vez más nuestro enérgico rechazo a cualquier injerencia en los asuntos internos de los estados. No podemos permitir otro precedente negativo para los pueblos del mundo, debemos terminar con las políticas de intervenciones militares, agresiones, cambios de regímenes y la guerra.

Tenemos ante nosotros un proyecto de Resolución, que de aprobarse, dejaría secuelas dolorosas para los pueblos del mundo.

Señor Presidente
Hermanos y hermanas

Apelamos a no permitir que esta Asamblea General sea utilizada para los propósitos contrarios a los que fue creada, démosle una oportunidad a la paz, rechacemos la guerra.