Cada 15 de agosto se celebra el Día Mundial de la Relajación, que invita a relajarse y recargar pilas para dejar a un lado el estrés. 

Según la ONU, 4 de cada 10 personas aseguran que experimentan mucha preocupación o estrés; 3 de cada 10 tienen dolor físico; uno de cada 5 siente tristeza o enojo.  

El estrés es uno de los grandes males del siglo XXI y es considerado uno de los principales detonantes de enfermedades como alta presión arterial, problemas cardiacos, obesidad e incluso diabetes.

Por ello, es muy importante emprender acciones de relajación que ayuden a facilitar el descanso adecuado de mente y cuerpo. 

Aunque nadie sabe a ciencia cierta desde cuándo y cómo surgió el Día Mundial de la Relajación, lo cierto es que desde hace algunos años se ha popularizado esta celebración y lo convierte en el momento ideal del año para mimarnos aunque sea por un día. 

Beneficios de relajarnos

Todo descanso que le brindemos a nuestro cuerpo y sobre todo a la mente, nos permite reordenar las funciones y procesos biológicos de nuestro organismo.

En palabras sencillas, cada vez que nos relajamos ocurre en nuestro sistema lo mismo que ocurre en el sistema operativo de un PC cuando lo reseteamos.

Todo nuestro procesador, que sería el organismo analiza a fondo cada uno de nuestros procesos, corrigiendo errores y ayudándonos a reorganizarnos tanto física como mentalmente.

¿Como podemos relajarnos?

Reír y sonreír:

Ambas acciones contribuyen a la liberación de dopamina, endorfinas y serotonina, lo que relaja el cuerpo, reduce el ritmo cardíaco y disminuye la tensión arterial.

En concreto, las endorfinas contribuyen a calmar el dolor y la serotonina actúa como antidepresivo.

Realizar Yoga y pilates: 

Mediante la combinación de ejercicios físicos y de respiración, ambas prácticas permiten alcanzar un estado de relajación óptimo y controlar de forma efectiva el estrés y la ansiedad.

El yoga tiene muchos estilos, formas e intensidades, mientras que el pilates trabaja, sobre todo, el control del movimiento con ejercicios de respiración, concentración y conciencia.

Haz ejercicio físico: 

Es una de las mejores maneras de conseguir estar relajado, ya que ayuda a liberar la tensión y a reducir el aumento de adrenalina, noradrenalina y cortisol, las cuales producen estrés.

Descansa lo suficiente:

El sueño es uno de los mejores reparadores cuando una persona sufre estrés, por lo que hay que seguir algunas directrices para conciliarlo bien, por eso, se recomienda cenar una hora antes de irse a dormir, acostarse con suficiente oscuridad, mantener una temperatura adecuada en la habitación y no leer o ver la televisión antes.