Para festejar el 40º aniversario del triunfo de la Revolución Popular Sandinista, el Colectivo Amigos de Nicaragua convocó a una velada político cultural.

La actividad se realizó en el local del Sindicato de Trabajadores de Telefónica del Perú y contó con la presencia del embajador de Cuba, Sergio González y su esposa, Evert Evans del consulado de Venezuela, los congresistas de la República, Hernando Zevallos (vocero del Frente Amplio) y Manuel Dammert (Nuevo Perú), destacados cineastas, artistas plásticos, músicos, periodistas, representantes de partidos políticos, así como de los movimientos sociales y la solidaridad.

El presidente del colectivo Amigos de Nicaragua, Gustavo Espinoza Montesinos, fue el encargado de presentar el acto, que empezó con la proyección del documental "Nicaragua: Guerra contra el Pueblo", del cineasta nicaragüense Marcio R. Vargas.

La delegación peruana que viajó a Managua para las celebraciones del 19 de Julio, rindió su informe a la asamblea solidaria. La secretaria general del FOCEP, Caty Campos Llontop, y el congresista Manuel Dammert Ego Aguirre, relataron su reciente experiencia en los días previos a la multitudinaria manifestación de apoyo al Gobierno sandinista, y su posterior encuentro con el presidente Daniel Ortega.

La embajadora de Nicaragua habló del desborde jubiloso que llenó de rojo y negro calles y plazas en este aniversario que no sólo celebró los 40 años del triunfo de la Revolución popular que acabó con la dinastía de los Somoza, sino el primer aniversario de la derrota al frustrado golpe de estado. La diplomática habló de las medidas que ha tomado el gobierno de Nicaragua destinadas a lograr la paz y la reconciliación, indispensables para seguir construyendo el exitoso proyecto que convirtió a Nicaragua en el país más seguro de la región, y logró sustantivos avances en la reducción de la pobreza y la brecha de género, reconocidos y saludados a nivel internacional.

La sección musical estuvo a cargo del cantautor Gregory Bardales, que deleitó al público con canciones de su autoría.

El evento, que contó con el auspicio de la Embajada de Nicaragua, finalizó con la degustación de los tradicionales gallo pinto y vigorón, además de un brindis colectivo por los 40 años de victorias sandinistas.