¿Qué es el Dengue y cómo se transmite?

El dengue es una enfermedad infecciosa, causada por el mosquito Aedes aegypti, que luego de ingerir sangre de una persona infectada es capaz de transmitir el virus a otras personas sanas.

Se trata de un mosquito pequeño, con manchas blancas en las patas, que pica también durante el día y que se cría en agua tranquila pero limpia (no estancada y contaminada). 

Esta enfermedad no se transmite de persona a persona, sino cuando el mosquito se alimenta con sangre de una persona enferma de dengue y luego pica a otras.

El contagio solo se provoca por la picadura de mosquitos infectados.

¿Cómo es el proceso de enfermedad del Dengue?

El dengue tiene un período de incubación de entre 3 a 15 días, y se divide en 3 etapas:

- Etapa febril (días 0 a 5 de la enfermedad)

- Etapa crítica ( días 5 a 7 de la enfermedad)

- Etapa de recuperación (luego del 7° día de enfermedad)

¿Cuáles son los síntomas?

La primera etapa de la enfermedad se caracteriza por la presencia de fiebre con dos o más de los siguientes síntomas

- Cefalea intensa retroocular (detrás de los ojos)

- Escalofríos

- Dolores musculares y en articulaciones

- Erupciones cutáneas

- Derrames en la piel u otras manifestaciones hemorrágicas.

Luego del cuarto y quinto día hay una mejoría de la fiebre y los síntomas, y en la mayoría de los casos, la enfermedad finaliza aquí. La reaparición de fiebre, luego de una mejoría de 12- 24 hs debe alertar sobre la posibilidad de estar avanzando hacia la etapa críticas.

Junto a la reaparición de fiebre, pueden ser indicativos de progresión de la enfermedad y complicaciones los siguientes síntomas:

- Dolor abdominal intenso y sostenido

- Vómitos persistentes

- Sangrado de mucosas

- Irritabilidad, somnolencia, etc.

En caso de sospechas, seguir éstas recomendaciones: 

- En pacientes febriles, evitar las picaduras de mosquitos mediante el uso de repelentes y telas mosquiteras para frenar la transmisión viral.

- En caso de fiebre y o dolor, tomar paracetamol y NO otros antiinflamatorios, analgésicos o antipiréticos como la aspirina, el ibuprofeno y el diclofenac porque pueden favorecer la hemorragia.

- Evitar el uso de antibióticos, corticoides y administración intramuscular de medicamentos de cualquier índole.

¡Todos podemos hacer mucho para prevenir el dengue, el chikunguña y el zika!

- Evitando arrojar recipientes o basura en lugares como patios, terrazas, calles y baldíos, en los que pueda acumularse agua.

- Manteniendo los patios y jardines desmalezados y destapando los desagües de lluvia de los techos.

- Eliminando el agua de los huecos de árboles, rocas, paredes, pozos, letrinas abandonadas y rellenando huecos de tapias y paredes donde pueda juntarse agua de lluvia.

- Enterrando o eliminando todo tipo de basura o recipientes inservibles como latas, cáscaras, llantas y demás objetos que puedan almacenar agua.

- Ordenando los recipientes útiles que puedan acumular agua, poniéndolos boca abajo o colocándoles una tapa.

- Manteniendo tapados los tanques y recipientes que se usan para recolectar agua.

- Manteniendo limpias, cloradas o vacías las piletas de natación fuera de la temporada.

- Identificando posibles criaderos en los barrios para informar a las autoridades municipales.