Unas 300 viviendas del barrio Riguero Norte del distrito IV de Managua, fumigó este jueves el Ministerio de Salud (Minsa) dentro de la lucha antiepidémica que mantiene esa institución.

La brigada celeste de fumigadores estuvo dirigida por el compañero Edgard Pérez responsable de Epidemiología del centro de salud Francisco Buitrago.

También puedes leer: 

El epidemiólogo dijo que de la fumigación de ese sector nororiental de la capital se beneficiaron más de 200 familias que abrieron las puertas de sus viviendas para que los fumigadores hicieran su trabajo.

Dijo que los fumigadores en sus máquinas llevan cipermetrina combinada con diésel y que este elimina de forma inmediata al mosquito adulto al hacer contacto con él.

La otra preocupación es que “estamos recomendando a la población que haga una inspección exhaustiva en los hogares porque este mosquito se mantiene en las partes húmedas y por eso piden que se permita la fumigación de las viviendas”.

Precisó que un criadero del mosquito puede estar en una tapa de gaseosa, una cáscara de huevo e incluso en los recipientes de agua limpia, “recomendamos que el agua sea cambiada dos o tres veces por semana, recomendamos la limpieza de los canales de los techos de las viviendas”.

Doña Rosa Vásquez pobladora del barrio dijo que la labor que hace la brigada de celestes del Minsa es muy importante porque esas fumigaciones terminan además de los zancudos, también otro tipo de insectos en las viviendas.

Dijo que en su vivienda ella adopta todas las recomendaciones de las brigadas del Minsa porque evita que haya agua acumulada en el patio o cualquier punto de la vivienda.