La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de la República envió un abrazo solidario a la periodista Arlen Hernández, de Tu Nueva Radio Ya quien este miércoles 17 de julio perdió a su mamá doña María del Rosario Hernández, doña Chayito,  falleció en horas de la madrugada.

Quiero mandarle un abrazo fuerte a toda la familia. Vivía doña María del Rosario en Villa Austria junto a Arlen, Marvin y Henry que estuvieron cuidándola con amor todo el tiempo. Trabajó en el hospital Bertha Calderón muchos años y tras su jubilación se convirtió en una apasionada de la pintura. Ganó premios pintando los poemas de Rubén Darío en 2017 con Lo Fatal”, informó la compañera vicepresidenta.

Tuvo cuatro varones y la única mujer Arlen. Quiero darle un abrazo fuerte, ya la llamé esta mañana y quiero darle otro abrazo público, de reconocimiento a ella, a sus méritos, a su lealtad, a sus convicciones sandinistas, a todo lo que representa su mamá, porque no la pongo en pasado, ella representa porque es el legado de mujer como doña María del Rosario, que amaron esta revolución y amaron al pueblo hasta las últimas consecuencias, hasta el último aliento de vida”, agregó la vicepresidenta.

 

Allá en ese otro plano donde Dios la tiene, estamos seguro que seguirá intercediendo, velando por su Nicaragua, por las victorias de la paz, del cariño y del pueblo nicaragüense, victorias del bien, victorias de la generosidad, victorias que Dios bendice, porque él da victoria a los reyes y rescata de maligna espada a David y nos libra a todos de los hombres extraños cuya boca habla vanidad y cuya diestra es diestra de mentiras", dijo.

Dios que nos bendice, que multiplica nuestra producción de alimentos, Dios que nos bendice, que no permite asalto, ni crecer salida, ni grito de alarma en nuestra casa, Dios que dice bienaventurado el pueblo que tiene a Dios, bienaventurado el pueblo cuyo Dios es Jehová”, afirmó.

Somos un pueblo de bien, somos un pueblo de fe, somos un pueblo de confianza y esperanza, somos el bienaventurado pueblo de Dios y vamos adelante porque para nosotros el centro de nuestras vidas es el bien común. El amor al prójimo, la fraternidad, vivir unidos, vivir tranquilos, vivir trabajando honradamente trabajando para vivir en paz”, finalizó.