Jiménez, alias El Palidejo, salió a las 16H00 locales (21H00 GMT) hacia Ciudad de Guatemala en un avión de la Policía Nacional de Colombia.

El fiscal de Guatemala, Ricardo Guzmán, señaló que ese país giró la orden internacional de captura, pero Costa Rica también lo puede requerir debido a que en ese país tiene cargos por lavado de dinero.

Guzmán precisó que la justicia de Guatemala reclama a Jiménez “por la muerte del señor Cabral y el asesinato de grado de tentativa” del empresario nicaragüense Henry Fariñas, blanco del atentado según las investigaciones y quien resultó herido.

“Después de un lamentable hecho se puede observar que la participación y la integración de todos los países involucrados en la investigación fue la que ayudó no sólo a esclarecer el hecho, sino a poder ubicar” a Jiménez pese a que llevaba documentos falsos, consideró.

Las autoridades de Colombia confirmaron este martes la detención de Jiménez  en Puerto Punta Albita (noroeste, en el Pacífico), adonde había llegado el sábado en la madrugada desde Panamá en una embarcación junto a dos colombianos.

Las pesquisas de la Policía colombiana apuntan a que los planes de 'El Palidejo' en Colombia eran "realizar actividades de narcotraficante" con la banda criminal de Los Rastrojos, además de escapar de la persecución que afrontaba por el homicidio de Cabral.

El abogado defensor de Jiménez, Francisco Campos, afirmó en San José de Costa Rica que ya tiene preparada la defensa de su cliente y pidió garantías de seguridad en Guatemala.

Cabral, de 74 años, fue asesinado el 9 de julio de 2011 en una emboscada cuando, junto a Fariñas, se trasladaba en un vehículo de un hotel de la capital guatemalteca hacia el aeropuerto tras haber ofrecido dos conciertos.

El fiscal recordó que, según las investigaciones, el ataque se debió a un conflicto entre Fariñas y Jiménez por la venta de los clubes nocturnos “Elite” en Costa Rica y Nicaragua.

“El conflicto originó que Jiménez contratara los servicios de Elkin Vargas, y éste a su vez contratara los sicarios para darle seguimiento y luego muerte al señor Fariñas”, puntualizó.

Además de Vargas están detenidos otros tres sospechosos de participar en la ejecución material del atentado: Wilfred Stokes, Juan Hernández y Audelino García.