La alegría de vivir en paz y en libertad fue festejada por la niñez y familias del barrio Venezuela, del Distrito IV de Managua, con una tarde llena de entretenimiento y diversión que el buen Gobierno sandinista les llevó a través de Juventud Sandinista, honrando a todos los Héroes del Amor.

Pintacaritas, show de payasos, globofexia, brinca‑brinca y concursos, los pequeñines pudieron disfrutar de un ambiente lleno de emociones y tranquilidad, algo que solo brinda este gobierno haciendo realidad el sueño de muchos héroes y mártires que dieron su vida por una Nicaragua libre.

Hace 40 años en este mismo barrio, muchos jóvenes fueron protagonistas de la lucha revolucionaria, como la joven Janeth Sánchez Méndez, que iba a cumplir 15 años cuando cayó ante la sanguinaria Guardia Nacional.

Con esta actividad familiar que se realizó, precisamente, donde se ubica el monumento de Janeth, su madre, doña Josefa Méndez, de 90 años, dijo sentirse alegre porque los jóvenes que murieron no dieron su vida en vano.

Hoy miro la alegría en los jóvenes y digo: ‘Bueno, ellos dieron su vida, pero quedó esta alegría para los que quedamos, algo que no podíamos vivir hace 50 años’. Esta alegría solo la hemos obtenido con nuestro comandante, nuestro presidente Daniel Ortega, que es el presidente de los pobres, indicó Méndez.

Doña Josefa recuerda a su hija como alguien muy alegre, entusiasta y fue la primera que puso barricadas en la insurrección, ella decía que luchaba por una patria mejor, para los que queden vivan una vida mejor, señaló.

Los sueños de mi hija se han cumplido. Lo han querido quitar, pero no han podido porque la Revolución es nuestra, es de los pobres, es de los que lucharon, aseveró doña Josefa.

Guillermina Sánchez, hermana mayor de Janeth, expresa que la lucha de ella y sus anhelos se han hecho realidad de tener un país libre y con este gobierno hemos tenido tantos beneficios sociales, el pueblo humilde y trabajador, su sangre no fue derramada en vano, manifestó.

Para esta madre revolucionaria y la familia Sánchez Méndez, a 40 años del paso a la inmortalidad de Janeth, ella sigue viva en sus corazones y en la tumba que permanece al fondo de su vivienda, ya que fueron dos días de lucha en que eran bombardeados con aviones y no pudieron sepultarla en un cementerio.

Por su parte, Eduardo Obando Montenegro, coordinador de Juventud Sandinista del Distrito 4.3, expresó que el legado que Janeth les deja a los jóvenes es luchar por la paz, por el amor y seguir adelante.

Y conmemoramos su tránsito a la inmortalidad con la alegría de los niños y la juventud con esta tarde llena de diversión, acotó.