El embajador de la República China (Taiwán) Jaime Chin Mu-Wu y el vicealcalde de Managua Enrique Armas, entregaron este martes la vivienda digna número 129 que benefició a Oneyda Cárcamo García del barrio Solidaridad del distrito III de Managua.

Durante la entrega de la vivienda el vicealcalde dijo que acciones como estas existen porque “tenemos como presidente a Daniel Ortega siempre preocupado por los más necesitados, preocupado por los más humildes, los más desposeídos y por los compañeros que necesitan esa solidaridad que solo el gobierno del comandante Daniel nos la garantiza”.

Estas son tardes de fraternidad, hermandad, regocijo y júbilo”, dijo el segundo al mando de la comuna durante el acto de entrega de la vivienda digna construida por la comuna con fondos aportados por el pueblo y gobierno de la República China (Taiwán).

 alma1

El embajador de Taiwán Jaime Chin Mu-Wu, dijo que su pueblo y gobierno les enviaron a los 1 mil 500 habitantes de ese barrio capitalino un mensaje de solidaridad.

En su intervención el diplomático le hizo saber a los habitantes de esa localidad del sur este de Managua que durante los primeros seis meses del presente año las importaciones de productos nicaragüenses a Taiwán han aumentado.

Las importaciones de azúcar a Taiwán han aumentado en más del 340 por ciento según las estadísticas de Nicaragua. Las de carne han aumentado en seis meses 24 por ciento y las de café oro en un 17 por ciento más que el año pasado.

 alma1

Taiwán se ha convertido en el país número 5 del mundo que compra los productos nicaragüenses”, dijo el diplomático, quien presentó a los habitantes del barrio a los funcionarios bajo su responsabilidad en la embajada taiwanesa en Nicaragua.

Reveló el embajador que un día de estos cuando andaba en un centro comercial de Managua un ciudadano se le acercó para darles las gracias por ese apoyo que junto con la Alcaldía de Managua vienen brindando a familias de escasos recursos económicos.

La protagonista que recibió la vivienda doña Oneyda Cárcamo García le dio las gracias a Dios, al comandante Daniel, a la compañera Rosario Murillo, a la Alcaldía de Managua y al embajador taiwanés por haberle hecho realidad ese sueño en constar con una vivienda digna.

 alma1