La encuesta, realizada por The Washington Post y la cadena ABC News, indica que los principales aspirantes a la candidatura presidencial del Partido Republicano, Mitt Romney y Rick Santorum, se encuentran más o menos en el mismo nivel que Obama, quien hasta hace unas semanas los aventajaba.

Entre los votantes registrados, un 49% votaría por Romney, contra el 47% que lograría Obama si las elecciones se llevaran a cabo hoy. Santorum lograría un 46% contra el 49% de Obama, según el sondeo.

Hace cinco semanas, el mandatario parecía lograr una ventaja debido a las mejoras en la economía y lograba el apoyo del 52 por ciento de los votantes frente al 43 por ciento de Romney, como potencial rival.

Según este sondeo, la pérdida de la ventaja de Obama para las elecciones presidenciales del 6 de noviembre se debe al creciente descontento con la economía, pese a que sigue mejorando la situación del empleo, con la tasa de paro en el 8,3 por ciento, la más baja de los últimos dos años.

La encuesta indica que el 50% de los consultados desaprueba tajantemente la gestión en general del Gobierno de Obama y el 46% la apoya. Pero el descenso es particularmente notable entre los que se declaran independientes, de los cuales el 57% desaprueba al mandatario.

Uno de los problemas que más preocupan a los estadounidenses es el alza del precio de la gasolina, que actualmente cuesta 3,76 dólares por galón de 3,78 litros (1,25 dólares litro), en promedio nacional, mientras hace un año el galón valía 3,49 dólares.

Cerca de dos terceras partes de los estadounidenses, o un 65%, indicaron que desaprueban de la forma en que Obama maneja el alza en los precios de la gasolina. Sólo el 26% aprueba de su gestión en este asunto, su calificación más baja en este sondeo.

Obama también afronta una bajada en cuanto a la gestión del déficit, que se situó el año pasado en el 8,6 por ciento del PIB, ya que sólo el 32% le da calificaciones positivas en este asunto. Pero esa censura llega al 70% en el caso de los independientes, una nueva cifra récord, según la encuesta.

En política exterior, antes un punto fuerte de Obama, por primera vez en casi un año los estadounidenses se muestran divididos a partes iguales a favor o en contra de la guerra en Afganistán.

Sobre la política con Irán, el 52% desaprueba la gestión de Obama sobre el problema del programa nuclear iraní y las sospechas occidentales de que esconde fines militares, y sólo un 36% la aprueba.

La encuesta se realizó entre 1.003 adultos entre el miércoles y sábado pasados y tiene un margen de error de más o menos cuatro puntos porcentuales.