El día martes se disputó el primer partido de las semifinales de la Copa Oro, fue entre México y Haití.

Los mexicanos vivieron un episodio que superaba la estructura narrativa de un thriller y se acercaba a una tragicomedia en el partido contra Haití, en otras palabras México presentó uno de sus peores partidos contra la selección caribeña. 

Tata Martino vio, desde un palco debido a una suspensión, la desorientación de sus futbolistas.

Las transiciones de defensa ataque no tenían sentido en el último pase, preferían chutar a portería para algún gol espectacular.

La frustración invadió al equipo mexicano, no sabía cómo perforar la meta de sus oponentes que no dejaron de correr detrás del balón. 

Los haitianos lograban poner en aprietos a los del Tri con cada jugada a balón detenido y con los balonazos en que los defensores mexicanos excedían en su confianza al momento de despejar.

Al final del partido lo terminaron ganando los mexicanos; el árbitro les pito un penal polémico para muchos ya que se dio por un ligero empujón a favor de ellos, Jiménez lo convertiría en gol y les daría el pase a la final.

El otro encuentro se dio entre Estados Unidos y Jamaica, finalizó ganando el equipo de los norteamericanos con tres tanto, uno de Weston Mckennie y dos del joven crack Christian Pulisic.

Por parte de los jamaiquinos descontó Shamar Nicholson al minuto 69.   

La final será entre México versus Estados Unidos, se disputará el día domingo 07 de julio a las 7 de la noche en el estadio Soldierd Field.