El doctor Enrique Beteta, viceministro de Salud (Minsa), realizó una visita de seguimiento a las obras de construcción de la casa materna que se ejecutan en el municipio de Wiwilí, Nueva Segovia.

Es una casa digna que se suma a las 11 ya existentes en Nueva Segovia, como parte de la restitución de derechos del buen Gobierno sandinista a los nicaragüenses, principalmente para brindarle la salud gratuita a las mujeres embarazadas de Wiwilí.

Contará con 15 camas para albergar a embarazadas, convirtiéndose en una de las más grandes y mejores acondicionadas del departamento que beneficiará a 48 comunidades de Wiwilí. Está construida con un sistema eficiente en energía que vendrá a ayudar mucho al medio ambiente.

Además tendrá cocina, terraza, área de esparcimiento, huerto y baños acondicionados para personas con discapacidad que en algún momento puedan estar internadas.

"Al día viernes el compromiso es que esté en un 50 por ciento de avance. Una vez instalado el techo la obra va a avanzar un poquito más rápido", dijo el viceministro.

El doctor Beteta señaló que el objetivo de la casa materna es para que no se den más muertes maternas. "Una mujer embarazada es una mujer llena de vida, de tranquilidad, que en su seno lleva una vida y que lo más importante es que pueda tenerla sin problemas", indicó.

La compañera Sonia Siles, secretaria política de Wiwilí, expresó que esta obra que para este municipio es de gran importancia porque con esta casa materna se va a ayudar a las esposas de los productores para que esperen su parto y no tengan que hacerlo en sus comunidades.

"Esta casa va a prestar las condiciones para darle cobertura a todas las mujeres embarazadas de las comunidades", aseveró Siles.

Aquí podrán asistir las 45 parteras carnetizadas del municipio a acompañar a las embarazadas y brindarles charlas, porque "este es una iglesia del amor, de la armonía, de la esperanza, porque un bebé en una casa es una alegría para la familia", apuntó Beteta.

La obra tiene una inversión de 10 millones de córdobas y genera 37 empleos a personas que trabajan en diferentes actividades. Se estima esté finalizada el próximo 26 de septiembre.

La ingeniera Ruth Cuaresma, de la constructora Kipla, indicó que la construcción de esta casa materna es uno de los modelos más eficientes del sistema constructivo.