Enrique Lorente, fundador del FSLN y miembro de su Dirección Nacional Histórica; nació un 19 de junio de 1943, en Santa Cruz de Estelí.  

Cuando él era un niño sus padres se trasladan a vivir a León con toda la familia.

En 1959, participa en la protesta estudiantil del 23 de julio, saliendo herido de bala en su rodilla, para ese momento cursaba el tercer año de secundaria.

En 1962 se traslada a vivir a Managua y trabaja en los Tejidos de Gadala María como obrero, en el año 63 ya en las filas del FSLN, trabaja junto a José Benito Escobar, Oscar Turcios, Silvio Mayorga y Víctor Tirado.

Llevando papeletas del FSLN a las fábricas, las escondía dentro de sus botas, para no ser identificado. Al caer preso el comandante Carlos Fonseca y Víctor Tirado, en el 64, parte de las orientaciones eran que los trabajadores de las fábricas se organizaran en Sindicatos.

En 1966 cae preso con otros compañeros y logra su libertad en el 67, con la amnistía que dio el gobierno de Somoza en el que recobran la libertad los presos políticos del 22 de enero. 

Estuvo en la Guerrilla de Pancasan donde cayeron los compañeros Silvio Mayorga , el chele moreno y Oscar Rosales, sale directamente rumbo a Cuba a recibir entrenamiento militar, viajando a otros países europeos, entra clandestino a Nicaragua en 1968, trasladándose a la montaña para entrenar y organizar a la guerrilla en Zinica y Yaosca.

Después de un tiempo regresa a la ciudad para llevar gente a la montaña, en su último viaje llevó a Víctor Tirado. 

Por orientaciones se queda trabajando en León, participando en el asalto de un banco junto a Leonel Rugama, Roger Núñez, Mauricio Hernández.

En ese momento lo nombran responsable del Occidente del país, pero siempre mantiene sus viajes al Norte en donde forma parte de varias acciones.

Cuando se da el asalto a la Casa de las Delicias del Volga, estando en León, vio por la televisión cómo los guardias atacaban la casa, y sin poder estar presente, puesto que ahí además de Julio Buitrago, y Doris estaban su compañera de vida, Gloria Campos Traña y sus dos hijos pequeños.

Cuando logra reunirse con Gloria, él pedía que le contara una y otra vez cómo Julio había caído, ya que ellos se querían mucho, al igual que Selin Shible, Carlos Fonseca, Daniel y Humberto Ortega.

Muere combatiendo en León en el Barrio La Ermita el 3 de abril de 1970, junto a Luisa Amanda Espinoza, en el momento de su muerte era Miembro Suplente de la Dirección Nacional Histórica del FSLN.

Carlos Fonseca al saber de su muerte, manifestaba que había caído uno de los mejores cuadros del FSLN, por su entrega a la causa, su humildad y firmeza. Sufrió mucho con su muerte.

La lucha inclaudicable de Enrique está vigente en cada muchacho que hoy va de la mano con el FSLN, dando su tiempo y esfuerzo por apoyar a aquella población vulnerable que necesita de una mano amiga, estas son algunas de las cualidades que identifica a los militantes que desde la fundación del partido ha estado presente en la memoria de los nicaraguenses.