El Ministerio de Salud (Minsa) fumigó este jueves las viviendas del barrio Martha Quezada del distrito II de Managua, con la finalidad de evitar las enfermedades vectoriales provocadas por los zancudos.

La fumigación fue dirigida por el epidemiólogo doctor Freddy Suárez del centro de salud Sócrates Flores, quién anunció en el barrio que este sábado las brigadas del Minsa abatizarán las viviendas de ese barrio capitalino.

También puedes leer: 

El galeno resaltó la necesidad de que las familias le abran las puertas a los fumingadores para penetrar a hacer la fumigación dentro de las luchas antiepidémicas que lleva a cabo el Ministerio de Salud.

Diario nuestros brigadistas visitan las viviendas donde siempre llevamos ese mensaje preventivo de eliminar los criaderos de zancudos y ya estamos en la sexta jornada de abatización”, dijo.

Si permitimos la abatización y fumigación y limpieza de los patios de las viviendas “no se nos van a disparar las enfermedades como el dengue, el zika y el chikungunya. El dengue es mortal, el chikungunya nos deja discapacidades y el zika puede afectar a nuestras embarazadas y la niñez que va a nacer”, agregó.

Por eso es importante que la población colabore abriendo las puertas de sus casas porque las enfermedades no miran a quien van a afectar y por eso andamos haciendo esta labor de concientización en la población”, explicó.

Casa que quede sin trabajar puede quedar el vector” que produce las enfermedades vectoriales, sentenció el doctor Suárez.

El barrio, que cuenta con 471 viviendas, se mostró colaborador con los brigadistas y el personal médico del centro de salud Sócrates Flores.

Doña María Torres Garay dijo que es muy importante fumigar para que la gente esté bien de salud y especialmente los niños. Dijo que los que no abren las puertas de sus casas “es porque son cochinos y hasta que se enferman los niños se dan cuenta de la realidad”.

El joven Norwin Guevara dijo que es necesario que el mayor número de casas sean fumigadas “pero para esto tienen que abrirle las puertas de sus viviendas a los fumigadores y así evitar que los niños sean afectados por las enfermedades provocadas por los zancudos”.