En un ambiente impregnado de paz y de fraternidad cristiana, el pasado 31 de mayo se rindió homenaje en Suecia a las abnegadas y heroicas madres nicaragüenses.

Durante la homilía pronunciada en la capilla de la misión católica hispanohablante de Estocolmo, que conmemoró la Visitación de la Virgen María a santa Isabel, el párroco Benjamín Paz destacó la dedicación y amor de la madre, recordando que el significado de la Fiesta de la Visitación es la grandeza de la maternidad.

Luego de finalizada la misa, el padre Paz departió con los asistentes en una alegre reunión en la que doña Juana Calero, originaria de Nicaragua, cortó el pastel en honor a todas las madres.

finlandia-madre-nicaraguense

También en Skärholmen, en el suroeste de Estocolmo, la comunidad nicaragüense celebró la efemérides con una animada velada cultural.

En ese distrito capitalino, los grupos musicales Quimantú y Café Utopía amenizaron el acto donde, abrazados unos a otros por la unidad y la hermandad, se cantó y danzó en tributo a la madre nicaragüense y se degustaron platillos típicos de nuestra patria.

Para cerrar con broche de oro la conmemoración, la compatriota Teresa Jiménez bailó magistralmente piezas folclóricas de la tierra de Sandino y Darío.

finlandia-madre-nicaraguense

finlandia-madre-nicaraguense