Para la titular de la cartera de Trabajo, el alza tiene como factor determinante los programas de gobierno en pro de la inserción de las mujeres como sujetos productivos, el fomento de las pequeñas y medianas empresas, el respaldo al campo y las condiciones creadas para atraer inversiones extranjeras directas.

Mediante el programa Usura Cero unas 217 mil nicaragüenses recibieron créditos en condiciones ventajosas para establecer pequeños negocios propios, mientras más de 100 mil se incorporaron a la producción agropecuaria a partir de los recursos entregados por el llamado bono productivo alimentario, señaló.

El índice de desocupación rural también decreció a partir de proyectos estatales destinados a proveer financiamiento, semillas y otros insumos a campesinos, pequeños productores y cooperativas; esto permitió un aumento del 60 por ciento del empleo femenino en esas áreas, precisó.

Durante 2011, informó, el Ministerio del Trabajo procuró la firma de 54 convenios laborales colectivos, los cuales incluyen cláusulas especiales a favor de las empleadas, para una práctica sin precedentes en el país. Dichas normas protegen a las féminas en cuestiones como lactancia materna, embarazo, permisos en relación con el cuidado de sus hijos, igualdad salarial e higiene del trabajo, detalló.

De 2007 a 2011, también el Estado logró que 29 mil mujeres recibieran al menos el salario mínimo, como un derecho hasta entonces no reconocido por las patronales.

Pese a los avances, Chávez reconoció la existencia de discriminaciones por asunto de género, discapacidades y criterios de belleza física en las contrataciones que realizan las empresas.

La funcionaria llamó a no perder de vista que, por la crisis económica internacional de 2008-2009, el país perdió más de 20 mil puestos laborales en zonas francas, en perjuicio fundamentalmente del sector femenino.

A mediados de 2010 comenzó la recuperación y el año anterior se crearon más de 100 mil empleos en esas plantas bajo régimen especial, cifra que en estos momentos llega a cerca de 105 mil, por las condiciones de seguridad, estabilidad y gobernabilidad que funcionan como atractivos para la inversión extranjera, distinguió la experta en comparecencia por el Canal 4 de la televisión.

En opinión de la Ministra, los trabajadores por cuenta propia sustentan otra parte significativa de la ocupación a escala nacional y por primera vez poseen una organización sindical para la defensa de sus derechos.

Una de las cuestiones por resolver es la cobertura de la seguridad social para esos nicaragüenses que no tienen un empleador visible, reconoció Chávez, quien destacó el interés gubernamental por atender el problema.