SANDINO, PADRE NUESTRO

Con la presencia de los embajadores de Cuba, Bolivia, El Salvador, República Dominicana, Ecuador, Malasia y los cónsules de Venezuela, Taiwan y Palestina se celebró en Lima el 124 aniversario del natalicio del general de hombres y mujeres libres, Augusto C. Sandino, con una muestra colectiva de pIntura dedicada a su memoria.

El evento, al que asistieron también el representante de la Santa Sede y de la OEA, así como los de otros organismos internacionales, tuvo lugar en la embajada de Nicaragua e incluyó la colocación de Ofrendas florales por parte de los países hermanos y los amigos de la solidaridad, como también de organizaciones sociales, políticas y culturales que se hicieron presentes en el homenaje al héroe de Nicaragua. 

Sandino, Padre nuestro” presenta obras de los artistas plásticos peruanos Ever Arrascue, Sonia Estrada, Carlos Ostolaza, Fanny Palacios, Bruno Portuguez y Oshka Tarazona. La componen retratos de Sandino y de Blanca Aráuz. Coloridos óleos que retratan la lucha quijotesca del pueblo de Nicaragua contra la invasión norteamericana, que se prolonga hasta nuestros días.

La embajadora de Nicaragua, Marcela Pérez Silva, recordó la gesta de Sandino y su legado, que enarbola el Gobierno sandinista, cuyos grandes logros sociales consideró méritos del héroe nicaragüense. También se refirió al diálogo de paz que se desarrolla en el país centroamericano tras la derrota de la sangrienta sedición pronorteamericana que intentó derrocar al Gobierno sandinista. Al inaugurar la muestra, la diplomática resaltó “la solidaridad y el talento de estos brillantes artistas peruanos, que hacen suyas las luchas de los hijos y las hijas de Sandino”.

En nombre de los expositores, el artista plástico Ever Arrascue dijo que las obras expuestas corresponden al sentir de millones que anhelan un mundo de paz, fraternidad y solidaridad y expresó su alegría al participar, como parte de quienes están dispuestos a caminar el camino trazado por Sandino, general de Hombres Libres.

La pintora Fanny Palacios consideró parte de su arte a la decisión de estar del lado del pueblo nicaragüense, al que definió como 'batallador, valiente y heroico'.

El parlamentario del progresista Manuel Dammert, del Movimiento Nuevo Perú, saludó por su parte que el pueblo sandinista enfrentó victorioso el intento de derrocar con la violencia, financiada por fuentes ligadas a la Central de Inteligencia de Estados Unidos.

Palabras de la embajadora de Nicaragua
Marcela Pérez Silva

Augusto C. Sandino (1895-1934), el general de los hombres y las mujeres libres, se alza en armas en 1927 contra la intervención militar norteamericana en Nicaragua. Al frente del Ejército Defensor de la Soberanía Nacional, Sandino libra una lucha desigual que durará seis años, contra seis mil soldados, treinta y seis buques de guerra y la aviación del cuerpo de marines, usada por primera vez en la historia contra un ejército irregular. El pequeño ejército loco, como lo llamó la poeta Gabriela Mistral, compuesto por campesinos descalzos, obreros mineros, artesanos desarrapados y heroicas mujeres dispuestas a correr la misma suerte, logrará derrotar a las fuerzas de ocupación y obligará a la marinería yanca a retirarse del territorio nacional.

Se van los marines, pero dejan a la Guardia Nacional dirigida por Anastasio Somoza García. En 1934, tras la firma de los Convenios de Paz, el general Sandino es asesinado a traición. El crimen, planificado desde Washington, se ejecuta por orden de Somoza quien como premio, dos años después será nombrado presidente de Nicaragua. A este lo sucederán sus hijos: José y Tacho. Los Somoza gobernarán Nicaragua, como si fuera su finca familiar, durante más de 4 décadas de opresión y muerte.

En 1979 vuelve a entrar Sandino a Managua bajo lluvia de flores como él mismo lo había anunciado. Junto al general vuelven sus ideales de Patria y Libertad, de justicia social, de solidaridad, rescatados por la Revolución sandinista. Y vuelve Sandino en la recién estrenada democracia. En las primeras elecciones libres de la historia de Nicaragua. En la Constitución nacida de la Revolución, que garantiza el pluralismo político, la economía mixta y el no alineamiento en política internacional. Vuelve Sandino en la Cruzada Nacional de Alfabetización, que redujo del 65% al 12% el analfabetismo; vuelve en las campañas de vacunación; en la reforma agraria y en la reforma penitenciaria; en la Autonomía de la Costa Atlántica; vuelve en el Ejército y la Policía Sandinistas: los centinelas de la alegría del pueblo, como los llamó Tomás…

Pronto volvió Nicaragua a ser acosada por el imperio que no perdona el menor atisbo de desobediencia. De soberanía. A menos de dos años de iniciadas las transformaciones, el país más poderoso de la tierra nos volvió a hacer la guerra: minó nuestros puertos, atacó nuestros centros productivos, mató a nuestros alfabetizadores y a los médicos cubanos que llegaron a prestar su ayuda. En 1986 la Corte Internacional de Justicia de La Haya condenó a Estados Unidos por sus actividades militares y terroristas, a resarcir a Nicaragua en 17 mil millones de dólares. Sentencia que jamás se cumplió y que sigue vigente por tratarse de un delito de lesa humanidad.

La guerra, las sanciones económicas, 50 mil muertos, 100 mil heridos y 250 mil desplazados sirvieron como telón de fondo a las elecciones de 1990, que permitieron, la primera transición pacífica de gobierno en la historia de Nicaragua. Y, por primera vez en la historia universal una revolución que llega al poder por las armas lo entregó en las urnas, en un proceso limpio y transparente.

17 años después, el pueblo harto de los gobiernos neoliberales que revirtieron las conquistas de la revolución y privatizaron los servicios públicos, volvió a darnos su voto y el mandato del poder.

Desde 2007 ha vuelto a gobernar el general de los hombres y las mujeres libres. Suyas son nuestras victorias. Gracias a Sandino es que logramos reducir la pobreza del 48.3% al 24.9%; y la extrema pobreza del 17.2% al 6.9%. Gracias a Sandino redujimos a la mitad el hambre y la mortalidad infantil en dos terceras partes.

Gracias a Sandino, Nicaragua mantuvo un crecimiento económico sostenido de mas del 5% anual del PIB según cifras del BM FMI y Cepal, siendo la 3ª economía de más rápido crecimiento en América Latina.

Son victorias de Sandino los 40 programas sociales que ha implementado nuestro Gobierno para luchar contra la pobreza.

Sandino le ha devuelto al pueblo el derecho a la educación gratuita y de calidad: a todos los niveles de enseñanza, lo cual ha hecho que la matrícula crezca en un 22.1%. Es Sandino quien implementa la educación bilingüe intercultural, en miskitu, mayagna, tuahka, panamahka, ulwa, garífuna y creole, en la Costa Caribe de Nicaragua.

Es Sandino el que garantiza la gratuidad de todos los servicios de salud familiar y comunitaria: gracias a ello, la tasa de mortalidad materna disminuyó de 97 a 34 por cada 100 mil nacidos vivos. Sandino ha construido 13 hospitales primarios y 3 hospitales nacionales con tecnología de punta.

Gracias a Sandino más de medio millón de nuevos usuarios tienen agua potable en las ciudades y 93,106 nuevos usuarios la tienen en el campo.

Sandino ha transformado la matriz energética de Nicaragua en un 60% de energía renovable (solar, eólica, geotérmica) y ha conseguido dar cobertura eléctrica al 95.31% de la población.

Sandino ha construido 767 km de carreteras, interconectando por primera vez en nuestra historia al Pacífico con el Caribe, beneficiando a 3 millones y medio de habitantes.

Es Sandino quien ha entregado títulos de propiedad a 138 mil 737 pequeños productores (55% de los cuales son mujeres jefas de familia) y 23 títulos de Propiedad Comunal a las comunidades indígenas y afro-descendientes de la Costa Caribe, por una extensión territorial correspondiente al 31.16% de todo territorio nacional.

Gracias a Sandino, Nicaragua sigue siendo el país más seguro de la región y el tercer país menos violento de América Latina, con una tasa de homicidios de 7.5 por 100 mil habitantes (4 veces menor que el promedio en Centroamérica). Nuestra reconocida Policía Nacional, inspirada en Sandino, ha consolidado un modelo de seguridad pública con perfil comunitario que ha sido reconocido por Naciones Unidas.

En la patria de Sandino y de Blanquita se asegura la igualdad de derechos y oportunidades, garantizando el 50% de mujeres y 50% de hombres en todos los cargos de elección popular.

A nivel mundial ocupamos el sexto lugar en el índice de equidad de género, y el primero en las Américas; el quinto en participación de mujeres en el parlamento y el primer lugar en cargos ministeriales. Según el índice de la Brecha Global de Género” del Foro Económico Mundial del 2018, Nicaragua ocupa el quinto lugar en la reducción de la desigualdad entre hombres y mujeres.

Mujeres somos el 59.7% en el Poder Judicial, 56% Poder Ejecutivo, 45.7% Asamblea Nacional, 46% alcaldesas, 60% vicealcaldesas y 50% concejalas. Ocupamos los cargos más importantes del Estado y Gobierno, como la Vicepresidencia de la República, la Presidencia de la Corte Suprema de Justicia, la Vicepresidencia de la Asamblea Nacional, la Fiscalía general, la Procuraduría general de la República, la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos y la Alcaldía de Managua.

En el Poder Ejecutivo, 9 ministras (56.3%) y 7 viceministras (43.8%) encabezan las 16 carteras ministeriales, mientras que 14 de los 31 entes descentralizados (45.1%) tienen mujeres en su conducción. Además, las mujeres ocupamos el 57.14% de la Junta Directiva de la Asamblea Nacional, somos el 40% de los Magistrados del Consejo Supremo Electoral, el 31.25% de los Magistrados de la Corte Suprema de Justicia, el 50% de los Contralores generales y el 57.14% del Directorio Central.

Este es el estado de cosas que fue violentamente atacado entre abril y junio de 2018, en una aventura golpista encabezada por el gran capital, unas 15 ONGs vinculadas a la embajada norteamericana, y algunos miembros de la jerarquía católica. Todo esto, exacerbado por una campaña de manipulación mediática desplegada por los medios de comunicación hegemónicos y las redes sociales.

Su objetivo: derrocar al presidente constitucional (que obtuvo un 72.44% de los votos en unas elecciones que fueron acompañadas por la OEA y decenas de veedores internacionales en 2016). Otros objetivos: destruir la Policía Nacional (campaña sistemática que persiste); disolver el Ejército (que ha sido la principal muralla de contención al narcotráfico); derogar la Constitución de 1987 y desmantelar el Estado de Nicaragua, nacido de la Revolución de 1979. Para, una vez reconquistado el poder a la fuerza, construir nuevas instituciones a medida de su codicia.

Una vez más, como en tiempos de Sandino, el enfrentamiento es entre un proyecto de Nación y uno de Neocolonia. Una vez más, como decía Esteban Pavletich, Sandino tiene que luchar contra los yanquis y contra conservadores y liberales vendepatrias.

A raíz del intento de derrocamiento del gobierno, fallecieron 198 personas de manera violenta (entre ellos, 22 policías) y resultaron 1,240 personas lesionadas (401 policías). 8,708 empresas se han visto obligadas a cerrar (90% de las cuales eran pequeñas y medianas empresas), perdiéndose 119,567 empleos. Se reportan 205 millones de dólares en daños al sector público y 277.4 millones de dólares en daños a la industria del turismo.

En honor al general Sandino, el pasado 21 de febrero, fecha en la que se conmemoraba un aniversario más de su asesinato, el presidente Daniel Ortega convocó a un proceso de diálogo que inició al instalarse la Mesa de Negociación por el Entendimiento y la Paz. Desde entonces se han sostenido 43 sesiones de trabajo que han contado con el acompañamiento del nuncio Apostólico y el representante del Secretario general de la OEA.

En seguimiento a los acuerdos, el Gobierno de Nicaragua en el marco de la Constitución y la Ley ha excarcelado a 336 personas, quedando pendiente la excarCelación de otras 132, según las cifras conciliadas por el Comité Internacional de la Cruz Roja, a concluirse, a más tardar, el 18 de junio. Con el propósito de contribuir a la reunificación de las familias, el Gobierno aprobó el Programa de Retorno de Nicaragüenses en el Exterior que ha permitido el regreso de centenares de nicaragüenses que habían salido del país de manera irregular, luego del intento fallido de Golpe de Estado.

Nuestro Gobierno se mantiene firme en su voluntad de alcanzar el consenso sobre los puntos de agenda aprobados en la mesa de negociación; avanzar en el cumplimiento de los acuerdos suscritos; y continuar conversando para alcanzar nuevos acuerdos y propuestas de implementación.

Al celebrarse el 124º aniversario del natalicio de nuestro héroe nacional, la Embajada de Nicaragua tiene el honor de presentar SANDINO, PADRE NUESTRO, muestra colectiva en Homenaje al general de Hombres y Mujeres Libres. Componen la exposición los trabajos de Carlos Ostolaza, Bruno Portuguez, Sonia Estrada, Ever Arrascue, Fanny Palacios y Oshka Tarazona, mismos que en el mes de julio serán llevados al Palacio de la Cultura de Nicaragua, como parte de las celebraciones del 40º aniversario del triunfo de la Revolución Popular Sandinista.

Nicaragua se siente bendecida de poder contar con la solidaridad y el talento de estos brillantes artistas peruanos, que hacen suyas las luchas de los hijos y las hijas de Sandino que lo siguen siguiendo, como dice el poema del comandante Tomás Borge que le da nombre a la muestra.

De manera que en nombre del comandante Daniel Ortega y la poeta Rosario Murillo, presidente y vicepresidenta de Nicaragua, esta mañana doy por inaugurada esta exposición.

¡Y Viva Sandino!