El barrio San José Oriental fue atendido por brigadas de lucha antiepidémica del Ministerio de Salud que trabajan junto a las familias para eliminar y prevenir los criaderos de mosquitos que en la temporada de invierno tienden a aumentar producto de la humedad en los patios, predios baldíos y recipientes que acumulan agua.

En total se fumigaron 500 viviendas en las que se brindó recomendaciones a los pobladores de tal manera que se garantice la salud y la vida de los niños, adultos mayores y embarazadas, grupos que están más expuestos a enfermedades como el dengue, el zika y el chikungunya.

Es importante que las familias dejen que nosotros fumiguemos. También es fundamental que siempre mantengan limpios los patios y en esta temporada lluviosa se evite la acumulación de basura porque muchas veces el mosquito ocupa esos espacios para reproducirse y proliferar”, externó Edgard Pérez, responsable de higiene del Centro de Salud Francisco Buitrago.

Por su parte, Daniel Chávez expresó que la salud es primordial, razón por la que se ha sumado al esfuerzo de mantener su comunidad y hogar limpios.

El gobierno nos brinda su apoyo a través de la fumigación y es nuestro deber limpiar las casas y los andenes para que seamos una comunidad sana, sin focos de mosquitos. Nosotros lavamos los barriles, limpiamos el patio y no dejamos que se acumulen tapas, botellas o tarros viejos, subrayó.