El 13 de Abril en 1850 los suelos nicaragüenses vieron nacer al volcán más joven de Centroamérica en medio de retumbos; el cual gradualmente va haciéndose más grande a medida que pasa el tiempo.

Nicaragua se caracteriza por su extensa cadena volcánica, pero lo que hace diferente a los demás son sus laderas que carecen de vegetación y el cual te hace la invitación a experimentar una de las mejores aventuras que vivirás en la vida.

Una de las curiosidades es que al momento de escalar la colina no es igual que hacerlo en cualquier otro volcán del país, ya que está cubierta de cenizas y piedras volcánicas producidas por la reciente erupción en 1999, que hace que el acceso sea aún más complicado de lo normal; convirtiéndolo en un verdadero reto por realizar.

Al momento de llegar a la cima tendrás el privilegio de gozar de una vista de 360 grados a toda la ciudad y a sus volcanes vecinos, lo que lo hace aún más interesante.

Aún no te cuento la mejor parte, y es que puedes realizar actividades extremas como: Canopy que fue instalada desde el año 2015 y realizar el peligroso desafío de SandBoarding que consiste en deslizarse desde la cúspide cubierta de ceniza volcánica hasta abajo; normalmente es realizado por personas que les encanta la adrenalina y vivir experiencias únicas.

Si decides visitarlo, te aseguro que no te arrepentirás y querrás volver ya que es algo inolvidable que solo Nicaragua te ofrece, es por eso que los nicaragüenses sentimos un profundo orgullo de pertenecer a esta linda tierra.