La crisis capitalista que está arrastrando a la humanidad hacia la pobreza, ha hecho que los pueblos busquen las alianzas de integración, como Petrocaribe, para hacerle frente al vendaval de esa crisis económica, política y social en la que está sumido el norte.

Para el Presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Asamblea Nacional, diputado Jacinto Suárez, la reciente Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de Petrocaribe, respondió de manera decidida a las demandas de los pueblos latinoamericanos y caribeños, en contraposición con el encuentro entre el Sica y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en el que no se firmó ningún acuerdo y no fue más que dos horas de retórica.

A razón de eso, Suárez afirmó que “ya está viéndose claramente que Petrocaribe, el ALBA y la integración latinoamericana, en la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), es un arma importante para la estabilidad y para el desarrollo económico de nuestros países”.

En ese sentido, explicó Suárez, Nicaragua es un ejemplo de las bondades que tienen la integración y la cooperación como elementos para promover el desarrollo de los países de la región.

El diputado señaló que los países de Petrocaribe y del ALBA mantienen los principios de Complementariedad y Solidaridad, que no existe en el sistema capitalista. Conforme esos principios se ayuda a los países menos desarrollados para que puedan salir adelante, partiendo de países que tienen más potencial económico como es el caso de Venezuela.

Suárez también comentó que la crisis del sistema capitalista le ha restado protagonismo económico a la economía estadounidense, la cual con todos los recortes financieros ha reducido empleos, capacidad de consumo y eso hace que las compras de productos exportados tiendan a bajar.

“No tienen dinero para comprar, no tienen dinero para invertir… hay una crisis realmente del sistema capitalista”, advirtió Suárez.

Por otro lado señaló que con Petrocaribe se comienza a implementar una nueva etapa de la zona económica en Latinoamérica y por lo tanto ahora tiene que comenzarse el camino de la construcción de esa zona económica.

“Se constituyó el Sucre, el sistema único de compensación regional ya lo adoptó Uruguay y lo van a adoptar más países porque es una defensa de sus divisas, es una defensa que necesitan los países para sobrevivir en esta crisis”, resaltó.

“América Latina no es casual que tenga un nuevo momento económico y no es que los Estados Unidos estén propiciando inversiones. Es la integración latinoamericana y caribeña, por eso hay tanto odio de los Estados Unidos contra Venezuela, porque ha hecho un nuevo momento en América Latina”, argumentó el diputado.

El respaldo de los países del Mercosur para que Venezuela asuma la presidencia de ese bloque regional y la presencia de los países latinoamericanos en la CELAC, son señales claras de la voluntad política y económica de los gobiernos de la región para lograr la integración más allá de las diferencias ideológicas, comentó Suárez, agregando que “nadie quiere saber más de fascismo en América Latina”.