La estrategia de salud comunitaria que promueve el Ministerio de Salud con el apoyo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), ha dejado grandiosos resultados en los últimos diez años, particularmente en el programa de prevención de lepra, cuya cifra de afectados ha sido de 81 casos, de estos 2 se han reportado en 2019.

Para nosotros es muy importante el componente de lepra que se está desarrollando en nuestro país con el objetivo de garantizar el diagnóstico temprano, el tratamiento oportuno y con calidad, y el seguimiento a los posibles contactos que puedan tener estos casos, dijo la doctora Martha Reyes, directora de vigilancia para la salud.

Durante esta semana expertos de la OPS en conjunto con especialistas del Ministerio de Salud estarán evaluando el programa de prevención y diagnóstico de la lepra, a fin de dar seguimiento al trabajo que se ha realizado en los pasados años y fortalecer cada uno de sus componentes, que se basan en la prevención, detección oportuna, atención integral y manejo de cada caso.

El objetivo de este encuentro que vamos a tener con los expertos de la OPS es revisar las estrategias que estamos desarrollando y establecer las fortalezas requeridas para poder desarrollar en los próximos años un programa que nos lleve hacia la eliminación total de esta enfermedad. La incidencia es muy bajita si la relacionamos con nuestra población, actualmente somos seis millones y en este 2019 solo llevamos dos casos reportados, nuestros mayores picos fueron en el año 2012 y 2013 en que presentamos más de 13 casos, pero ya en los últimos años porcentualmente dos casos es una poquedad, indicó Reyes.

Guillermo Gonzálvez de la OPS, indicó que este organismo regional apoya cada una de las estrategias impulsadas por el Gobierno Sandinista, porque las mismas van dirigidas a la prevención de enfermedades y protección de la vida.

El Ministerio de Salud tiene la capacidad con su Centro de Dermatología y personal sanitario para detectar los casos en la comunidad. En Nicaragua como en otros países de Centroamérica la lepra tiene un comportamiento de una enfermedad de baja carga, eso significa que hay muy pocos casos, indicó Gonzálvez.

Agregó Lo que estamos haciendo es revisando cómo están las recomendaciones de las normas, los protocolos de diagnósticos, acompañar al Minsa en tener una mirada sobre las capacidades de laboratorio para los diagnósticos de muestras tomadas en esas lesiones de la piel y evidentemente como estamos dando la consejería para el tratamiento que es gratuito.

La lepra es una enfermedad que afecta la piel, es crónica infecciosa que se trasmite de manera muy baja, es detectable y se cura con los debidos tratamientos.